Nanas del historiador

Otra nanita más. Ésta es para Javier Guijarro. No me lo ha puesto fácil: quería que fuera para piano, no muy difícil (timidez, seguro) y que tuviera en cuenta que no es exactamente un apasionado de la música contemporánea. Yo quería que tuviera algo que ver con él. Se me ocurre que un juego divertido sería identificar técnicas, autores y periodos históricos “fusilados” en la obra. ¿Os animáis? Yo creo que si el padre se la toca, para cuando la criatura aprenda solfeo ya sabe casi toda la historia de la música.

 

Por si os animáis al juego, adjunto la partitura.

PRESENTACIÓN (Javier Guijarro)

Respondiendo a la amable invitación de Enrique, comienzo aquí mi participación en su blog. Y como me pide de inicio, y a modo de presentación, que dé respuesta a una serie de preguntas sobre mi relación con la música, pues allá voy, totalmente sumiso. Como también supongo que esto no será muy interesante para nadie, intentaré ser breve.

– En primer lugar, por hablar de Potsdam, diré que antes que a la Ofrenda Musical, yo asocio ese nombre a C.P.E.Bach, un músico que me parece fascinante. La Ofrenda Musical me hace pensar en el libro de Hofstadter, que leí con pasión hace tiempo (pero no entero, llegó un momento en que ya no me enteraba de nada) y creo que también le gusta a Enrique.

-Sobre Bach. Bueno, para mí Bach no tiene esa importancia trascendente que veo que tiene para mucha gente. Por supuesto, me encanta su música, pero no es la que más me gusta del mundo. De la obra de Bach me gusta especialmente la obra para clave. Yo, que soy un pianista tan nefasto que no podría pensar en otro peor, disfruto muchísimo tocando la música de Bach, no tanto por el sonido (que también), sino porque me produce una sensación de placer físico bastante inexplicable, cosa que no me pasa con otros músicos incluso si me gusta más su música. Supongo que eso quiere decir que está muy bien escrita para el teclado.
Por otra parte, me pone un poco nervioso el hecho de que cuando se habla de la música de Bach parece que hay que poner los ojos en blanco y tener un éxtasis místico. Reivindico el puro placer materialista y agnóstico en la música de Bach. No creo que sea importante para disfrutarla tener sentimientos religiosos. O, más radicalmente, no creo que la música de Bach, ni ninguna música, tenga nada que ver con la religión.
Y por último, hay obras de Bach que me parece que están sobrevaloradas solo por serlo. El caso más palmario me parece el de la Pasión Según San Mateo. Una obra llena de bellezas inauditas, pero que en conjunto a mí me parece un peñazo, como, por otra parte, todas las óperas y oratorios barrocos en que asistimos a una sucesión tediosísima de recitativos, coros y arias da capo (el aria da capo, esa forma musical anti-dramática por naturaleza) sin ninguna relación entre ellos.

-Me pregunta Enrique por mis compositores fundamentales. Los pongo por orden cronológico, lo que me evita hacer un ranking, pues eso dependería mucho del momento:
– Josquin Des Prez. Hasta los 30 años odié la polifonía, pero el Ave María de Josquin me hizo abrir los ojos. Y desde entonces le soy fiel (a él y a la polifonía). Me parece que sus obras tienen algo que no veo en el resto de polifonistas. Quizás es que las he escuchado muchísimo más. También me apasionan Dufay, Binchois y Ockeghem, así que tiendo más hacia el siglo XV que hacia el XVI.
-Scarlatti (Domenico). No es para todos los momentos, pero hay momentos en los que no puedo escuchar otra cosa.
– Haydn. Según pasa el tiempo, cada vez me gusta más. Y cada vez me sorprende más.
-Mozart. Es mi Dios, ya se sabe. En cualquier lista, en cualquier momento, sería el primero para mí.
-Beethoven. He llegado a aborrecer alguna de sus obras de tanto escucharlas. Representa cosas que odio de la música (el genio, el artista, el arte por el arte, etc… toda la parafernalia romántica). A veces me molesta tanto ruido. Y sin embargo su música, cuando te olvidas de todo lo demás, me deja ver mejor que en cualquier otro lo que es esencial, la estructura, diríamos… No sé si el análisis musical tiene mucho sentido, pero a veces me parece que la obra de Beethoven se presta mejor que cualquier otra a ser analizada. A veces me parece que está escrita para ser analizada. En fin, sobre mi relación con Beethoven escribiría sin parar…
-Schubert y Chopin (son mi faceta romántica. Pero lo son con pasión. Y los dos me parecen muy mozartianos).
-Verdi. Especialmente su última época, y sobre todo “Falstaff” que es mi ópera favorita de cualquier época o lugar. Creo que sólo por Falstaff tiene justificación un género tan absurdo como la ópera. Y además tiene mucha gracia. Y, además, se da el lujazo de mejorar a Shakespeare, que no es moco de pavo…
Bueno, como pasa con estas listas, casi llama más la atención lo que no está que lo que está… Pero esos son mis fundamentales. Ya sé, ya sé, no hay ninguno del siglo XX… ¡qué le vamos a hacer! Es un hecho que ya he aceptado, que la música que mejor sintoniza conmigo es la que se escribió en la segunda mitad del siglo XVIII y los primeros años del siglo XIX.

Bueno, y como no quiero ser muy pesado, el resto de preguntas para otro día.