Imprimir esta Página

Acerca de este blog

Potsdam 1747 es el blog personal de Enrique Blanco, con el que pretende compartir la música con cuantas personas puedan estar interesadas en ello, con un especial énfasis en la música de los siglos XX y XXI. Me gustaría conseguir un espacio de diálogo y movimiento entre músicos de diversos tipos y aficionados a este tipo de expresión. Como saber sólo de música es como no saber música, no dejaré de escribir sobre cualquier tema que me apetezca, además. Existe la figura del “bloguero invitado” con la que pretendo que esta web no se vuelva intimista, sino que tenga muchas voces.

Por qué el blog se llama Potsdam 1747

El rey Federico de Prusia, insistía frecuentemente a su clavecinista, Carl Philip Emmanuel Bach, en que invitase a su padre, Johann Sebastian, a visitarle. Según relatan los asistentes a su corte, una noche estaba el rey, preparando su flauta para su habitual concierto nocturno, cuando, al revisar la lista de viajeros a Potsdam que le trajo un oficial, levanto la vista y dijo: “Caballeros, el viejo Bach ha llegado”. Tras ello, mandó a la guardia a buscar a Johann, al cual encontraron recién entrado en la posada y sin haberse quitado aún el abrigo —buen susto se llevaría—. Al llegar a palacio, Federico de Prusia invitó al compositor a improvisar en cada uno de los fortepianos —15— que había adquirido recientemente. Finalmente Bach le pidió un tema al rey para improvisar una fuga a 6 voces. El rey le dió uno no demasiado fácil, con lo que la improvisó sólo a 4. Al cabo del tiempo Bach le remite un manuscrito: la maravillosa “Ofrenda musical”, que incluye, diversas elaboraciones sobre el tema del rey, y, no faltaría más, una fuga a seis voces sobre el mismo. Todo esto, en 1747, en Potsdam.

La ofrenda musical sirve también de referencia para el increible libro de Douglas. R. Hoffstadter “Gödel, Escher, Bach: an Eternal, Golden Braid”, cuyo resumen resultaría terriblemente largo.

Baste decir que la “Ofrenda Musical”, y , quizá en menor medida, el libro de Hoffstadter, me parecen ocasiones en que la interacción de diversos elementos, campos del conocimiento y personas dan un resultado de una belleza y trascendencia cuyo igual la historia ha visto pocas veces. La belleza y trascendencia, ya se verá si la logramos. Pero de momento, ¿qué tal si intentamos la interacción? Quiero que esta web sea tan producto de todos sus usuarios como sea posible.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/sample-page/

2 comentarios

  1. Pablo Goikoetxea

    Siempre me da palo escribir algo en tu blog relacionado con la música, más si es clásica. Pero ya que veo que te apetece, lo haré, y estaré encantado, de que si digo alguna burrada, aprenda como siempre de tus lecciones, consejos o desacuerdos.

    Así que te dejo una conclusión, no musical, que por su paradoja me hizo gracia y que me pasa mucho (mucho más que a algunos): querer tener razón a la hora de discutir, es quizá, de lo más irracional que hacemos. Es algo emocional, que no nos deja escuchar ni mirar, y por ello, aprender.

    No es para enmarcar, pero me ayudó…¿a que tengo razón? je, je

    Un saludo y enhorabuena por el nuevo blog!

  2. CarlPhilipp

    Claro que la tienes. ¿Quieres una invitación para ser bloguero aquí?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: