Imprimir esta Página

Perfil de Karlheinz Stockhausen

Karlheinz Stockhausen (22/ago/1928- 5/dic/2007)

 

stockhausen_k_02.jpg
Compositor extraordinariamente significativo para la segunda mitad de nuestro siglo. Se cuenta entre los principales exploradores del serialismo integral, de la música aleatoria y la indeterminación, de la música intuitiva, de la electroacústica, de la restauración de la melodía y de las técnicas postseriales en general. Puntos significativos en su obra y personalidad son un misticismo extremo, con fuertes (pero no únicas) venas orientalistas, una comprensión de otras culturas que le permite integrarlas (pero no imitarlas) en su obra, y un sentido más que notable de la acústica, sobre todo en su dimensión temporal.

 

Citas

“En 1962 reescribí Punkte 1952/62, una partitura de música punto fechada en 1952. En la nueva versión, los puntos son sólo raramente simples puntos de sonido; se convierten en centros de grupos, enjambres, masas vibrantes, se convierten en núcleo de microorganismos musicales. Para diferenciar entre los puntos originales he empleado cuatro tipos gráficos diferentes: un punto se hace más amplio hacia arriba o hacia abajo, o una mixtura de sonidos se adelgaza hacia abajo o hacia arriba, hasta que acaba en un punto. Los engrosamientos y adelgazamientos tiene texturas características (notas continuas, trémolo, trino, stacatto, portato, legato, glissandi, melodías cromáticas, etc.) y colores característicos, intensidades, tempi… La amplitud de los intervalos y el tempo en que tienen lugar estos movimientos permanecen constantes durante períodos más cortos o largos, y comprenden así estructuras mayores. En el proceso de composición, se superponen a veces tantísimos planos sonoros que se creaba más volumen que aquel que cabía dentro del espacio sonoro disponible. (¿Por qué siempre aprehendemos la música como la formación de notas en un espacio vacío, como notas negras en papel blanco? ¿No es igualmente posible tomar un espacio sonoro llenado homogéneamente como punto de partida y extraer la música, modelar las formas musicales y valores?) De una manera similar, las formas positivas mencionadas arriba, también compuse formas negativas; agujeros pausas, abismos de varias características, los bordes de los cuales están a veces marcados con claridad y otras no tanto. En el curso de la composición, cambiaba de uno a otro; en un sitio formaba lo que debía ser omitido de las paredes de sonido, en otro el sonido que iba a ser proyectado en el espacio vacío. En la zona de penumbra las formas positivas y negativas se equilibran. En el proceso de transición de una zona a la otra las formas adoptan una variedad de significados.”

“Respondo a los sonidos. Directamente. El sonido es mi aire. Cuando manejo sonidos se organizan por sí mismos, por así decirlo.”

 

“¿Qué obras cantan más que otras y nos transportan a mundos muy lejanos de nuestro planeta? ¿Qué obras nos permiten experimentar la vida de criaturas mucho más pequeñas, hasta los menores microorganismos? ¿Cuáles nos permiten atravesar grandes distancias con el paso y aliento de los gigantes, volar con alas de coloso? ¿En qué obra el Amo Lucifer, príncipe de Satania se ha insinuado con su brillante ingenio y titilante alquimia? ¿Qué obra, qué partes de obras nos permiten, como niños buscando protección, aferrarnos al pie de Dios, contentos en la certidumbre de completa seguridad? ¿Dónde suena la voz de la profecía? ¿Donde la voz del Divino Humor?”

“Tocando música intuitiva pronto se hace patente qué músico tiene mejor autocontrol: de hecho es alarmante lo rápido que los músicos revelan su estado físico y espiritual, si están en crisis o han alcanzado cierto tipo de equilibrio. Los músicos se dejan llevar con facilidad por el no escuchar, lo que es con frecuencia la razón de que una interpretación se convierta en basura (porque tocan fuerte, tan fuerte que no se puede oír nada más y no se dan cuenta de lo que están haciendo). Estos intérpretes pueden llegar a ser completamente totalitarios en ciertas situaciones y ello crea situaciones horribles para el grupo. También sus sonidos se hacen muy agresivos y destructivos y, en un nivel muy básico de comunicación, empiezan a aparecer elementos destructivos.”

“Cada vez que oímos sonidos, cambiamos: no somos ya los mismos tras oír ciertos sonidos, y esto es más cierto cuando oímos sonidos organizados, sonidos organizados por otro ser humano: música.”

“Si hablo del desarrollo musical como dramático, cuando es fuertemente direccional, y épico si es secuencial, entonces podría usar el término lírico para describir un tipo de música en la que el proceso de creación de forma [Stockhausen se refiere a micro y mesoforma] es instantáneo… traté de concentrarme en la forma instantánea, en la formación de momentos. Era, escribió mucha gente en el momento, muy ilógico, una completa inversión de la convención musical normal. Trabajé bajo la premisa de empezar por el aquí y ahora, y ya veremos si hay pasado o futuro. Esto me llevó a la aproximación que ahora llamo lírica, que es rara en nuestra cultura occidental, dado el predominio de formas secuenciales y desarrollísticas. No es así en las tradiciones orientales, en Japón, por ejemplo, según sabemos, las formas líricas son mucho más frecuentes, por ejemplo los haiku y las convenciones del drama y música Noh.”

“Supongamos que aceleramos la grabación de una sinfonía de Beethoven, y la aceleramos de tal forma que no se dé al mismo tiempo un transporte de altura. Y la aceleramos hasta que dure un segundo. Conseguimos entonces un sonido que tiene un color y timbre particulares, una forma y evolución propias y una vida interna que es la que compuso Beethoven, altamente comprimida. Y es un sonido muy característico, comparado con una pieza de música Gagaku de Japón a la que sometiésemos a ese tratamiento. Por otro lado, si tomásemos cualquier sonido y lo expandiésemos en el tiempo hasta que durase veinte minutos en lugar de un segundo, entonces tendríamos una pieza musical cuya macroforma es la expansión de la estructura temporal microacústica del sonido original.”

“Debería ser un sine qua non que todo estudiante de música aprenda a cantar además de a tocar… Análisis sí, pero a través de la audición… finalmente recomendaría que todo estudiante de música fuese a bailar al menos una vez a la semana. Y bailase. Por favor, bailad de verdad, tres o cuatro horas semanales. Cualquier baile, lo pongan en la discoteca… bailar, cantar y tocar, entrenamiento auditivo.”

“¿Qué es forma en música?… de acuerdo con la perspectiva de nuestra tradición, la forma varía entre dimensiones de uno y noventa minutos. Esto corresponde a 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128 -un registro de unas siete octavas [Stockhausen está asimilando la forma musical a nuestra percepción logarítmica] en valores dobles- de la altura. Sorprendentemente encontramos un registro similar de siete ocatavas en las subdivisiones tradicionales de la forma desde la frase, la más pequeña división formal (digamos ocho segundos) a la más larga sección completa o movimiento, de entre dieciséis a diecisiete minutos . . . el ritmo tiene su propio campo de percepción y entre ocho y dieciséis segundos hay una transición entre nuestra percepción del ritmo y de la forma.”

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/enrique-blanco/escritos/perfiles-de-algunos-compositores/perfil-de-karlheinz-stockhausen/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>