Volver a Perfiles de algunos compositores

Perfil de George Crumb

George Crumb (1929-)

 

Entre sus influencias reconocidas están Debussy, Mahler, Bartók e Ives. La mayor parte de sus composiciones vocales emplean textos de Lorca, que también es continua referencia estética e ideológica en el resto de su obra.

Conviene citar como sus características fundamentales un refinamiento infinito en el uso del timbre, que le lleva al uso aconvencional de instrumentos e instrumentistas, con un especial énfasis en el piano (los cuatro volúmenes del Makrokosmos son quizá la mayor aportación al lenguaje pianístico de la segunda mitad del XX), un espíritu místico y un deseo de atravesar las barreras históricas y culturales para crear un estilo propio esencialmente variado con referencias a múltiples épocas, lenguajes y culturas.

 

Citas(De Música ¿tiene futuro? Artículo de G. Crumb)

“El futuro será el niño del pasado y del presente, incluso si es un niño rebelde.”

 

“Un aspecto muy importante de nuestra cultura musical contemporánea -algunos pueden pensar que el aspecto supremamente importante- es su extensión en los sentidos histórico y geográfico hasta un grado desconocido en el pasado.”

“Son fácilmente asequibles numerosas grabaciones de músicas no occidentales, e incluso en nuestras ciudades más pequeñas es posible escucharlas en directo por grupos que hacen giras. Tales influencias, por supuesto, son sentidas en diversos niveles: sólo algunos compositores occidentales tienen un conocimiento técnico sofisticado del raga indio, por ejemplo; pero, en general, los sonidos, las texturas, y los gestos de esta música son bien conocidos. Este conocimiento de la música en su sentido más grande -como fenómeno mundial- tendrá inevitablemente consecuencias enormes para la música del futuro.”

“Aunque nunca me he involucrado activamente en música electrónica, soy agudamente consciente de que nuestro sentido de las características del sonido, articulación, textura y dinámica ha sido radicalmente revisado y afecta enormemente a cómo escribimos para los instrumentos. Y puesto que siempre he estado interesado en la extensión de las posibilidades del lenguaje instrumental, sólo puedo considerar como beneficiosa la influencia de la electroacústica.”

“Un ejemplo de este proceso sería la evolución de la técnica pianística. En manos de Beethoven el registro expresivo del instrumento fue aumentado progresivamente. La expansión gradual del piano en términos de registro, legato y brillantez ,y la introducción del pedal “una corda” fueron explotados en el enorme número de obras que Beethoven concibió para el instrumento. Los contemporáneos de Beethoven debieron pensar que no quedaba nada por hacer. Y sin embargo, poco después de la muerte de Beethoven en 1827, Chopin publicó los estudios opus 10. Este sorprendente nuevo estilo, que se basa esencialmente en el simple recurso de permitir que una figuración ampliamente espaciada continúe sonando por medio del pedal, abrió una aproximación completamente nueva al instrumento. Otras contribuciones importantes al lenguaje pianístico fueron aportadas por Debussy alrededor del cambio de siglo y por Bartók pocos años después. Y en nuestros propios días, el concepto de lenguaje pianístico ha sido enormemente ampliado por la técnica de producir sonido por contacto directo con las cuerdas. Creo que se puede decir con verdad que los recursos potenciales de los instrumentos no pueden agotarse nunca: la próxima generación encontrará nuevos caminos.”

” … es interesante observar que mientras el siglo XIX tendía a clasificar a los compositores en función de la calidad de sus movimientos lentos -pues se asumía que la música lenta era más difícil de escribir- la situación en nuestros días ha dado un giro completo. El problema actual parece escribir una música rápida convincente o, más exactamente, cómo dar a nuestra música un sentido de propulsión sin depender de manera muy obvia de procedimientos pasados, por ejemplo el tipo bartókiano de ritmo cinético.”

“Una práctica interesante desde el periodo atonal de los compositores vieneses ha sido el amplio uso de unas pocas y pequeñas células interválicas. Una de ellas, que invade la música Anton Webern y Bartók es la combinación de tercera mayor y menor ( do, mi, mi bemol); otra de estas células de uso universal es la cuarta justa rodeada por tritonos (do, fa sostenido, si, fa); otra es el cluster cromático ( do, do sostenido, re). Estas tres células, en varias permutaciones, junto con unos pocos tipos básicos más, prevalecen sorprendentemente en la música contemporánea de cualquier estilo.”

“Estoy seguro de que todo compositor, desde sus años formativos como niño, ha adquirido una acústica natural que permanece con él el resto de su vida. El hecho de yo naciese y creciese en un río de los Apalaches significó que mi oído se sintonizase a una peculiar acústica de ecos; siento que esta acústica se estructuró en mi oído y se convirtió así en la acústica básica de mi música. Podría imaginar que la playa o llanuras inmensas pudiesen producir un tipo diferente de acústica heredada. En un sentido diferente, los ritmos de la naturaleza, grandes y pequeños, sonidos de viento y agua, de pájaros e insectos, deben inevitablemente encontrar sus análogos en música. Después de todo el canto de la ballena jorobada es ya un producto artístico altamente elaborado: uno escucha estructuras fraseológicas, clímax y anticlímax e incluso un sentido de forma musical más amplio.”

“Soy optimista respecto al futuro de nuestra música. Oigo frecuentemente citar nuestro periodo como incierto, confuso, caótico. Las dos décadas desde 1950 hasta 1970 han sido descritas como el alzamiento y caída de la vanguardia, implicando que nada de valor se ha hecho en estos años. Incluso he escuchado a compositores terriblemente pesimistas decir que todas las combinaciones han sido exploradas y que la música ha alcanzado un callejón sin salida. Mi sentimiento es que la música nunca puede cesar de evolucionar: reinventará continuamente el mundo en sus propios términos. Quizá hace dos millones de años los habitantes de algún planeta en una galaxia remota atravesaron una crisis musical comparable a al que los compositores terrestres atraviesan hoy. ¿Es concebible que esas criaturas hayan existido por dos millones de años sin nueva música? Lo dudo.”

Otras citas

“Me persigue frecuentemente el pensamiento de que las muchas músicas del mundo están convergiendo para formar una música. Lux aeterna fue concebida en este espíritu.”

“Si un compositor es fiel a sí mismo, creo que la consistencia estilística será consecuencia natural.”

“La música nos presenta una dicotomía entre pensamiento e intuición. Cantar representa los impulsos líricos intuitivos del compositor. El papel del cerebro es regular estos impulsos por medio de la disciplina técnica.”

“Recuerdo literalmente despertarme una noche bañado en sudor frío dándome cuenta de que hasta entonces sólo había reescrito la música de otros compositores.”

“Recuerdo haberme sentido muy restringido por las limitaciones de un cromatismo sin reservas, y darme cuenta de que tenía que abrir mi lenguaje. Ahora creo que virtualmente cualesquiera elementos pueden coexistir en un estilo musical.”

“La música podría definirse como un sistema de proporciones al servicio de un impulso espiritual.”

“Mi modo de expresión depende mucho de la proyección emocional de un intérprete en directo. Confío en el hecho de que los pequeños matices siempre cambian. No hay dos interpretaciones iguales.”

“La música sobrepasa incluso al lenguaje en su poder de reflejar los más profundos procesos del alma humana.”

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/enrique-blanco/escritos/perfiles-de-algunos-compositores/perfil-de-george-crumb/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: