Refundar Potsdam 1747

Potsdam 1747 ha sido un blog que he llevado muchos años ha sido terapia ocupacional, diario de mi vida amorosa, material para impartir mis clases, fuente de conocimiento de mucha gente interesante, un foro en el que hablar de todo tipo de música…

Y lo he tenido abandonado.

Puedo defenderme en el mundo informático, pero no me seduce. Siempre preferiré el gentil malabarismo del contrapunto, el suave escarceo con las notas y hasta con las palabras. Escribir era cada vez más incómodo. Era cosa o de dejar morir el blog o de refundarlo, mucho más moderno y dinámico.

Nos refundamos. Tengo previstas grandes novedades, ya iré contando. Sed, entretanto, bienvenidos a la corte de Potsdam, donde algún día el rey Federico declarará solemne: “el viejo Bach ha llegado” y asistiremos a la prodigiosa gestación de la Ofrenda Musical. Mi epónimo Carl Philip ha de darnos asombros y triquiñuelas armónicas.

Sed bienvenidos.

Dúplice (2)

Fin de semana de trabajo intenso en Dúplice. Va un largo, con más de un guiño a las passacaglias y un comienzo de primer movimiento bastante enérgico. No dejo de estar sorprendido de lo distinto que es mi sistema de trabajo para un instrumento que conozco tan íntimamente. Mis perfiles melódicos están siendo mucho más dependientes de la digitación que nunca. Curiosamente, quizá porque hacía tiempo que no escribía para guitarra, también noto que digito un tanto violinísticamente (y no va mal). En fin, jamás hubiera creído que yo llegara a orquestar piezas después de haber compuesto la sustancia. Claro, que si quiero que grandes secciones del dúo puedan funcionar sin orquesta, no hay mucha alternativa.
Y, por otro lado, echo de menos un grupo grande. Dos guitarras me pueden llegar a proporcionar, sin técnicas extendidas, agregados de hasta doce sonidos. Dispongo sólamente de cinco instrumentos de sonido contínuo (es historia larga) y me parece descompensado. Tengo también percusión y piano, pero no es lo mismo: tal y como los empleo estos dos instrumentos son magníficos para oponerse a los llamados melódicos. Tengo probablemente tantos minutos de bocetos escritos como de música que casi seguro se va a quedar (tranquilos, en esta casa se recicla todo).
Divirtiéndome. Y deseando que la pieza tenga un poquito de éxito. El justo como para salga alguna ocasión de rehacerla con orquesta.
Bueno, mientras escribo esto estoy escuchando la versión Midi de algunos fragmentos del Firilirundero, pieza de la que os hablaré otro día. Se me amontona el trabajo.

Apostilla: una obra en dominio público

Quiero presentaros mi obra “Apostilla”, para saxo tenor y piano. Fue estrenada el 19 de noviembre de 2009, a cargo de los excelentes intérpretes Jorge Rafael Gómez Cáceres (saxo) y María Orejana Salinas (piano).
La grabación de audio ha salido bastante bien: la de vídeo, en cambio, algo borrosa. Aquí podéis escucharla completa en Vimeo —lo he elegido en lugar de YouTube porque no hay limitación de duración—.

Apostilla para saxo tenor y piano. Apostilla, for tenor sax and piano from Enrique Blanco on Vimeo.

Y aquí, fragmentada en dos partes por la limitación de duración inherente a YouTube. Sería muy raro que no fueseis compatibles con uno de los dos formatos.


Me gustaría hacer una prueba con esta obra, y os pido colaboración. Es evidente que el modelo de distribución de obras, partituras y grabaciones tradicional es, por decirlo suavemente, insuficiente. Voy a poner esta obra en dominio público, con la única salvedad de que cualquier modificación o uso con beneficio económico debe serme consultado. Sospecho que eso hará que, en breve, sea mi obra más difundida, lo que puede hacerme pensar en seguir de forma habitual este sistema. Por favor, haced llegar este vínculo, la partitura y lo que deseéis a cuantos saxofonistas, pianista y músicos en general creáis que pueden tener algún interés. La obra puede descargarse de aquí, en un archivo que incluye la partitura general, la particella para saxo y algunas explicaciones (sustancialmente, las que viene a continuación en este artículo)
Me gustaría pensar que este puede ser el comienzo, para mí y para otros de un modelo de distribución de partiturs más justo, menos oneroso y menos miserable. Por favor, repito, difundidlo cuanto podáis y hacedme llegar todos vuestros comentarios y sugerencias.

ver más

Feliz 2008

Los Ret´se llegaron al tercer planeta del sistema Sol. En tiempos pretéritos ya habían estado en el mismo, plantando la semilla de la vida.
La especie Ret´se se dividía en cinco sexos diferentes. No nos interesan, ni seríamos capaces de entender cuáles eran sus hábitos reproductivos. Baste decir que el quinto sexo, el más escaso, era conocido como el de los Prolépticos. En el momento de la reproducción este sexo era capaz de tener atisbos ocasionales del futuro, a veces de la criatura que iba a nacer, otras del futuro más lejano de la especie.
H´cab era el Proléptico más conocido de la historia Ret´se. Llegó a tener un vislumbre del destino remoto de la raza, en el que iba a ser atacada por un enemigo oscuro, poderoso y terrible —lo denominó, simplemente, “El Adversario”—, y la especie sólo se salvaría mediante la alianza con otras especies inteligentes. Desde ese momento, H´cab fue puesto al cargo de realizar todo lo necesario para que la raza estuviera preparada cuando llegara el momento. No importaba que ese momento estuviera situado millones de años en el futuro. La especie Ret´se creía en la previsión.
El cuarto sexo de la especie podía manipular la fisiología de los otros cuatro. Decidieron alterar el metabolismo de H´cab hasta convertirla en virtualmente inmortal.
El Proléptico inició sus viajes por el cosmos conocido en busca de especies inteligentes que pudieran convertirse en aliados. Descubrió que la vida era escasa, muy escasa, y la vida inteligente, prácticamente inexistente.
Especies menos tenaces hubieran renunciado al proyecto. Los Ret´se, en cambio, tomaron la decisión de plantar vida en todo el universo. Los biólogos del cuarto sexo alteraron de miles de formas su molécula genética, pues buscaban la diversidad y no la multiplicación de su especie y la plantaron en millones de mundos, esperando que la evolución siguiera su curso.
Uno de estos planetas fue precisamente el tercero del sistema Sol, al que H´cab volvía ahora para averiguar cómo se había ido desarrollando.
Encontró una especie desagradablemente dividida en sólo dos sexos, grotescamente formada como una estructura bípeda, con dos miembros superiores que, en lugar de palpos sensorios, tenía un repugnante grupo de cinco apéndices en su extremo. Pero esto era parte de la deseada diversidad. El auténtico problema era la deformidad mental de la raza.
Los habitantes del sistema Sol no tenían la capacidad de desear ser más de lo que eran, de creer en un futuro distinto, causado por el trabajo de sus palpos —que llamaban manos— y el esfuerzo de sus cerebros.
Y lo peor es que el tiempo se agotaba. El momento de la batalla contra El Adversario se hallaba sólo a miles de años en el futuro.
H´cab optó, en su desesperación, por una solución mecánica. Creó un robot, llamativamente vestido de rojo, al que dotó de un vehículo antigravitatorio, uncido a otros robots que imitaban la fauna local. Dotó al robot de acceso al Espacio Cuántico, de forma que en una sola noche pudiera visitar todos los habitáculos del planeta, dejando sorpresas para los cachorros de la especie. y le dió órdenes de realizar esto una vez cada rotación del planeta. Esperaba con ello estimular los mecanismos creativos de la especie, logrando así que el futuro les resultara sorprendente y desarrollar su imaginación.
Quizá llegara el momento en que esperaran un devenir mejor que el presente, que tuvieran proyectos, que desarrollaran una ciencia, un arte, una filosofía…
Que simplemente llegaran a tener la capacidad de desearse, por ejemplo, un feliz 2008.

Stockhausen

Una figura crucial en el siglo. Alguien que ha sido capaz de encontrar —con mayor acierto o menos— relaciones entre todos los parámetros musicales. Alguien que respiraba música, vivía música, era música. Debo comenzar por reconocer, que sólo algunas de su obras me han afectado profundamente. El canto del adolescente, Gruppen, Octaphonie… y algunas otras. Cuestión de afinidades, supongo. Pero que nadie dude de que se nos ha ido uno de los más grandes, uno de los que importan.
Leo el periódico digital y sólo se hace referencia a su teórica relación con el terrorismo. Copio lo que escribí en un comentario de este mismo blog:
Lo del 11-S. En su juventud, Boulez escribió un artículo en que se decía que “había que volar todos los teatros de la ópera”. Eran los 60, en que todo el mundo decía cosas así. Había un contexto, en que se entendía que el motivo era el mal que ciertas costumbres de la programación de ópera hacían a la música. Bueno, el caso es que el 12 o 13-S, Boulez, en Suiza, llega a su hotel, tras dirigir un concierto, y encuentra a dos guardas, que por aquella declaración, le tienen por sospechoso de terrorismo. Pasó la noche en la cárcel.
Mucho peor es lo de Stockhausen. Le entrevistaban sobre su ópera Licht, en la que uno de sus personajes es Satán —un Satán alegórico, claro, la simbología de Stockhausen llevaría bastantes páginas para contarla—. Un periodista, fuera de contexto, le preguntó por si creía en las obras y presencia de ese diablo metafórico que empleaba en su obra. Stockhausen, en lugar de decirle las cuatro cosas que merecía la pregunta, contestó que ahí estaban los atentados del 11-S.
Titulares del día siguiente: “Stockhausen dice que los atentados del 11-S son una obra de arte”.
Ese titular le costó a Stockhausen multitud de conciertos, conferencias y alumnos, ya apalabrados. Teniendo en cuenta que ha elegido un estilo de vida pobre, fuera de los círculos artísticos y editoriales habituales, en imitación del Juego de los abalorios de Hermann Hesse, el daño causado le ha hecho pasar situaciones de auténtico apuro físico, sin contar con el odio inmerecido que ha tenido que sufrir. Puedo contar más, pero esa malicia me enferma—la del periodista, claro—.
Algo más de un año después, logró que los tribunales determinasen que el periodista había sido malicioso y que se diera una retractación. Pero el mal es casi irreparable. La gente sigue considerando que es un compositor que apoya a los terroristas, y que todos los creadores son así. No hace mucho un artículo del Mundo citaba el caso, junto con el del famoso niño ahorcado para decir que cualquiera que pinte, escriba o componga es una especie de piltrafa.
Lo que no deja de recordarme que cuando asistía al estreno de La señorita Cristina, de Luis de Pablo, para mi gusto la más hermosa ópera jamás escrita en castellano —la ví cinco veces, no es comentario casual— , alguien del público pedía la cárcel para don Luis, porque no le gustaba la música. Mira que puedo haber leido libros malos, encendido la televisión —nunca una buena idea—, o ver los cuadros que venden en el Corte Inglés, y nunca se me ocurrió pedir la cárcel para su autor, y eso que en algunos casos podría estar casi justificado.
Hay gente que odia a los creadores. Entiendo que algunas cosas puedan no gustar, pero arruinar la vida de alguien, pedir la cárcel para alguien o cosas así, por el mero hecho de crear me resulta despreciable.
Quién quiera documentación, que la pida. Menos de la anécdota de Luis de Pablo, en google anda el resto.

Se hace referencia también a la portada de los Beatles. Espero, quiero pensar, necesito pensar, que alguien hará alusión a su genialidad, su música, su espiritualidad, su misticismo, su personalidad.
Quiero pensar que no vivimos en un mundo mojigato, envidioso y mediocre.

Diego Ramos

Aunque parezca monotemático cual sonata de mi epónimo, una vez más os hablo de Diego Ramos.
Sí, es el mismo que ha sacado un 9,99 en selectivivdad. Como aún no le puedo felicitar en persona, hasta que pueda usar mi ordenador —ando en viaje—, le felicito aquí mismo.
Nunca dejarán de sorprenderme estos toques de sincronicidad. Lástima que no crea en ella