No sois vosotros, soy yo. Potsdam 1747 se despide.

No sois vosotros: soy yo. Este va a ser el último artículo del blog.

Queridos amigos: Potsdam 1747 se despide.

He decidido eliminar este blog: lo creé como un instrumento de comunicación y cada vez me parece más que hablo solo. Los tiempos han cambiado y hoy por hoy la comunicación fluida y ágil —y a veces algo superficial— de las redes sociales es lo que se estila.

Desde 1996 vengo manteniendo las diversas encarnaciones de Potsdam. Siempre en servidores pagados de mi modesto bolsillo, al principio porque era la única opción, más tarde porque quería daros funcionalidades que no se encontraban en los servidores gratuitos. Han sido veintiún años en los que he compartido materiales musicales que me parecían de calidad, en que he escrito chistes, quejas, observaciones, apreciaciones personales y buenos consejos. Veintiún años en que he hecho buenos amigos… y más de un enemigo. Veintiún años.

¿Tengo quejas? Las tengo, soy humano. Nadie comenta nada casi nunca. Me copian artículos sin tomarse la molestia de poner una nota diciendo que lo hacen. A veces sin tomarse siquiera la molestia de bajarse un archivo y subirlo a su propio servidor (o sea: me quitan capacidad del albergue web). Comentarios más de una vez hirientes, y un caso de persecución al que no quiero referirme.

Pero es más el gusto que me ha dado sentir que contribuía en una medida mínima a una comunidad de personas con gustos e intereses parecidos a los míos. Es mayor el placer que me ha dado saberme a veces útil, a veces una referencia.

No lo borro por el dinero que me cuesta. He tenido épocas difíciles —esta no lo es— en que he hecho lo que no creeríais por mantener el blog. No lo borro por despecho. Lo borro porque creo que cumplió su función y ya no lo hace.

No me retiro hosco y amargado a un silencio dolido: crearé otro blog, gratuito esta vez, en que pondré todo lo que se me ocurra. Estoy convencido de que sigue habiendo necesidad de cosas más duraderas que lo que se publica en redes sociales. Pero ya no será Potsdam. No el mío.

Y no se perderá toda la información de esta bitácora: crearé un segundo blog gratuito al que subiré todo lo que hay aquí… y sea posible exportar. Veintiún años de archivos son muchos. Se perderán muchos audios, creo que todos los archivos vinculados, y la mayor parte de las imágenes. Tampoco voy a querer llamarlo Potsdam.

En puridad tengo algo más de tiempo hasta que sea necesario mi próximo pago, pero Potsdam desaparecerá este diciembre de 2017: es doloroso deshacerme de ella, aunque necesario, creo, y no quiero prolongar mi malestar. Ese tiempo tenéis para descargar cuanta información os apetezca. Os ruego que aviséis a cuanta gente os pueda parecer que la noticia le interese, compartiendo este artículo o de la forma que resulte más apropiada.

Quiero mandaros a todos un abrazo, agradecer vuestra atención, y vuestro cariño en ocasiones. E informaros de que pienso seguir dando guerra, por otros medios.

Hasta la vista.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

#noEsVerano 2017

Mi bobada twitera de este año

  1.  

    y si no damos fin al hashtag en cuestión. Hasta otra, y perdón por la pesadez.

  2. si, al final de la estación, no pasa alguien que quiere recordar su juventud cantando lo que él cree flamenco

  3. (ya tocando a su final) sin imitadores nocturnos de Bisbal. De los caderazos no respondo. De vozarrón y afinación optativa sí. 16 ago.

  4. sin ingleses fascinados ante el espectáculo de los jamones colgando.

  5. sin niña emitiendo gritos ultrasónicos, capaces de grabar el vidrio. Ya me estaba extrañando no oírla este verano.

  6. sin músico callejero inglés haciendo que toca flamenco.Más

  7. sin la Legión 501

  8. sin gritos en la calle que prefieres no repetir.

  9. si no sales por tabaco, te pasas por dos librerías y la tienda de tebeos… y se te olvida el tabaco.

  10. sin una chica en la calle que ría casi al borde del orgasmo. ¿Acaba de tenerlo, lo presiente?

  11. sin relecturas enésimas. Esta experiencia será más personal, pero dudo que única.

  12. si en la despedida de soltero alguien afina. O si son capaces de continuar la canción después de decir el taco.

  13. sin atracción al lado de tu casa en que hace años que no cambian la cinta de música. En este caso

  14. si no te llaman insistentemente al portero automático para preguntar si hay misa a la una.

  15. sin petardos. Varios año seguidos. Una sola noche al año. Ni risas ni voces. ¿Un ritual conmemorativo? ¿Una soledad mal llevada?

  16. sin un perro ladrando desde las siete de la mañana

  17. sin que te parezca que los “porque sí” de postmodernos, haters de compositores, amantes de cómics y regaettoneros son iguales

  18. sin comandos móviles regaettoneros.

    si el coro de borrachos no vocifera “yo tengo un gozo en el alma”

  19. si algún psicópata no pone a Las Grecas.

  20. si la conductora del camión de basuras no se queja amargamente a gritos. Sobre su hija, en ese caso.

  21. sin señores tan orondos que probablemente figuran en Google Maps paseándose en bañador

  22. sin insultos entre automovilistas.

  23. sin músicos callejeros tocando “Juego de tronos”. Cuarteto de saxos en este caso.

  24. sin señoras mayores con estampados de leopardo.

  25. sin grupos de adultos que se creen adolescentes haciendo el macarra con un megáfono.

  26. si la gitana no te ofrece romero.

  27. si no hay parejas que GRITAN por la calle sus calenturas.

  28. sin cabreos incomprensibles.

  29. si no piensas que, como las armas, los djembés deberían venderse sólo con licencia.

  30. sin tener que hacer algún trámite inesperado.

  31. si la gente no se apasiona por un juego/conversación en red

  32. sin cuentacuentos o titiriteros en los parques.

  33. sin predicadores callejeros. La especie más temible es la que se acompaña de coros de entusiastas con panderetas.

  34. sin noche toledana

  35. sin maratón de libros/ tebeos/ series/ películas de tu género favorito.

  36. sin vendedores ambulantes, chatarreros y afiladores.

  37. si te acuerdas de en qué día vives.

  38. sin gente que prefiere mover la mesa cargada, las sillas y hasta el mobiliario urbano en lugar de trasladar la sombrilla

  39. si no se ven por la calle chicas en shorts y top acompañadas por otras con botas y cazadora de abrigo. Lo mismo con chicos

  40. sin unas cuantas picaduras de mosquito, de esas que tardan en curar

  41. si nadie se queja del gazpacho, “porque los tomates de hoy ya no saben a nada”

  42. sin llantinas y rabietas de niños que quieren un helado.

  43. si alguien no te comenta que en su casita del pueblo tiene que dormir con manta/ponerse una rebequita

  44. sin la muñeca flamenca en escaparates. Aunque no estemos en el Sur.

  45. si no te pones a organizar los archivos de tu ordenador

  46. si no te da por levantarte tempranísimo sin ninguna necesidad

  47. sin las listas de los X mejores libros/tebeos/series

  48. si los flamers no se exaltan más de lo habitual.

  49. si la tormenta súbita no te pilla en la calle

  50. si no hay epidemia de selfies

  51. sin películas de serie B

  52. si el camarero no grita

  53. si te acuerdas de coger las gafas de sol

  54. sin catervas de adolescentes gritones

  55. sin turistas ingleses

  56. si el acordeonista callejero toca bien

  57. si no hay una obra ruidosa justo al lado de tu casa

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar