Jun 24 2014

Tahónicos fundamentales o “el científico loco ataca de nuevo”

tahónicos

Preámbulo

Ahora que ha acabado el curso, quisiera compartir con vosotros un experimento que he realizado este año con mis alumnos.

Algunos profesores, entre los que quizá sea justo contarme, tenemos un santo horror a las iniciativas de renovación pedagógica. No tanto porque no creamos en dicha renovación como porque siempre, todo lo que nos ofrecen, tiende a estar irremisiblemente desfasado. No olvidaré durante cuantos años después de que WordPerfect desapareciera seguían ofreciéndonos cursillos sobre uso en aras de “reciclarnos”. Por no hablar de que, si bien manejar un procesador de textos nunca es inútil, difícilmente puede mejorar de forma sustancial la calidad de enseñanza de un profesor de música.

Ahora nos persiguen las TIC. Que no son, como pudiera pensarse, las complementarias del TAC de los relojes, sino las admirables y sacrosantas Tecnologías de Información y Comunicación.

Bienvenidas sean todas las herramientas, incluyendo las tecnológicas, pero el hecho de usar las más avanzadas tablets, las más modernas pizarras digitales, los mejores cascos de proyección holográfica en 3D (estarán ya a punto de inventarlos, ¿no?) no va a convertirle a uno en un mejor profesor, no va necesariamente a atraer a los alumnos (afrontémoslo: son hijos de la Wifi, hermanos de las pantallas táctiles, nietos de los chips, “nativos de Internet”, como decía en algún lugar de la LOMCE: en general manejan la tecnología mejor que nosotros).

Dad al juglar que no esté práctico en su oficio,
espadas para lanzarlas y recogerlas otra vez,
monedas para rodarlas y reunirlas de nuevo,
hombres a quienes herir y curar enseguida,
serpientes a quienes encantar y engañar,
y quedará herido por su propio acero,
desobedecido por sus serpientes,
engañado por su torpeza,
burlado y despreciado por su propio pueblo.
No le ocurre así al juglar inteligente:
una pizca de polvo, una flor marchita,
una fruta caída o un báculo prestado
es todo lo que necesita para afianzar su poder
¡sujetando el hechizo o desatando la risa!
(Kim, Rudyard Kipling)

Por si el viejo Rudyard y yo necesitamos expresarlo con mayor claridad: las herramientas son una ayuda para el profesor, no lo suplen.

El científico loco ataca de nuevo

Mad_scientist¿Cuál es la solución? Ignoro la que adoptarán otros compañeros: la mía es experimentar con los alumnos. Creedme que siempre con un punto de culpabilidad —me gustaría usar con ellos sistemas de eficacia probada, pero sólo hay una forma de probar la eficacia—, pero también con la convicción de que si no los someto a nuevos métodos e ideas acabaré perdiéndolos. Las asignaturas son siempre o casi siempre las mismas, pero los alumnos son otros. Adaptar los contenidos de nuestra enseñanza a los alumnos es absurdo: si lo que mostremos vale algo no debe cambiarse, y si no vale no debería enseñarse. Modificar a los alumnos para que se adapten a nuestra disciplina es demencial: la única modificación que esperamos de ellos es que sean tocados por nuestra docencia y eso haga que elijan cómo cambiarse a sí mismos, ¿Cambiar nosotros? Peligroso, muy peligroso. Si somos válidos el cambio podría cancelar esa validez.

Por lo tanto, lo que es experimentable es cómo comunicamos. Desde cambiar el orden y profundidad de nuestros contenidos (ni siquiera todas las hordas diabólicas de la LOGSE y LOMCE me harán pronunciar “secuenciación”) a encontrar nuevas vías de comunicación.

Pensamientos crepusculares del viejo Haddock

techieLlevo DIECIOCHO años manteniendo este blog, en el que he puesto casi de todo, incluyendo, ciertamemente, muchos contenidos que deberían ser útiles para mis alumnos. Con frecuencia les he dado la URL (¿cuántos de vosotros saben lo que quiere decir éso?) y les he recomendado que se conecten y consulten tal o cuál artículo. Con resultados más bien escasos. Confieso que comenzaba a desesperar (el día que borre todo el blog, como quizá haga alguna vez, será porque no está sirviendo como instrumento útil de comunicación: no hay más que ver los pocos comentarios que recibe). Y la desesperación no quedó mitigada por recibir hace poco una invitación a participar en un congreso como decano de los blogs de música en España.

Antes de cantar sobre la terrible pereza de los alumnos, de cómo nosotros no éramos así y demás jeremíadas, contestadme una pregunta. ¿Cuándo ha sido la última vez que habéis tecleado una dirección de Internet? ¿A qué preferís pulsarla desde el WhatsApp, o que os la manden por correo? Nos pongamos como nos pongamos las URLs (sí, es el nombre correcto de las direcciones de Internet) no suelen ser prodigios de facilidad de retención.

No es que pensara en todo esto cuando cree los

Tahónicos fundamentales: the movie

A principios de este curso se me ocurrió, no recuerdo con precisión por qué, crear un grupo en Facebook para mis estupendos alumnos de Fundamentos de Composición (no les digáis que he escrito eso), al que llamé Tahónicos Fundamentales. Más que nada porque todos nos aburríamos de que escribiese en la pizarra larguísimas e incomprensibles direcciones de vídeos de YouTube, temas en Spotify, artículos…

Sería estupendo decir que tuve la clarividencia de notar que las redes sociales se usan de forma continua, y que muchos de estos muchachos las consultan varias veces diarías. Sería espléndido comentar que desde el principio caí en que proyectando con el cañón nuestro grupo de Facebook tendría acceso versátil, inmediato y ágil, mucho más que una presentación, a todos los contenidos compartidos allí. Pero el caso es que la cosa comenzó por purísima casualidad.

Sólo quiero hoy comentaros que los resultados, en cuanto a material consultado por los alumnos, comunicación entre ellos y conmigo, y cantidad de aprendizaje han sido, en general, soberbios. Otro día os comento ventajas e inconvenientes del procedimiento.

El grupo, con las vacaciones está un tanto parado, pero si queréis echar un vistazo, mis alumnos y yo os esperamos aquí.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2014/06/tahonicos-fundamentales-o-el-cientifico-loco-ataca-de-nuevo/

A %d blogueros les gusta esto: