Ene 17 2014

Alumnas heróicas: Raquel, la ejemplar

ilustracionSerio como soy, intentando como intento que no se note que tengo alumnos más favoritos que otros, soy humano. Y como tal, necesitado de lecciones. No es raro que las reciba de alumnos y exalumnos.

Raquel es una de mis heroínas.

La conocí siendo ella aún más joven. Vivaracha, llena de vida e inquietud. Respondona cuando venía a cuento (un alumno que dice a todo que sí es tan estúpido como el que dice a todo que no). Atentísima cuando contaba cosas interesantes (queridos alumnos: no deja de ser una forma de estimularnos a decir cosas interesantes).

Si no hubiera sabido más de ella que del demasiado breve periodo que la tuve como alumna, hubiera sido un gratísimo recuerdo, un perfume de vitalidad y entusiasmo.

Pero la perdí de vista un par de años. En ese periodo, la salud le obligó a dejar el instrumento que amaba con inmensa pasión. Algo que a muchos hubiera destrozado. Algo que a pocos hubiera dejado de hacerles crear una aversión a la música, siquiera por defensa.

Raquel, se reinventó.

Incapaz por motivos médicos de tocar su instrumento, busca nuevas formas de hacer música. El exigentísimo, físicamente, mundo clásico, no va a permitir que encuentre otro instrumento a su edad (y eso que es temprana). Raquel decide cantar e inventar su propia música. La pureza de su voz, la alegría de su canto, la belleza de sus letras, la engañosa simplicidad de sus armonías, son todo un ejemplo a otros que acabamos teniendo la sensación de nunca haber sido tan jóvenes, tan bellos ni tan fuertes. La música de Raquel es vida en estado puro, con sus inmensos malos momentos, con sus alegrías tan enormes que uno debería partirse en dos para soportarlas enteras.

Me encantan las canciones de Raquel.

Aquí va una tan simple, tan sin pretensiones, tan sin estudio, que resulta conmovedora

En esta, Raquel usa una aproximación más cercana al pop.No nos engañemos, el cuidado de los arreglos, la melodía, son auténticas bellezas: el arreglo sirviendo a la cantante, nunca tapándola. En ese sentido, y sin parecerse nada, me recuerda a Sally Oldfield, cantante que siempre me pone de buen humor.

Gracias, Raquel por demostrarnos que la pasión por la música sobrevive a la enfermedad y a todo. Si alguna vez te veo (andamos en partes opuestas de la Península) compraré un sombrero para quitármelo a tu paso.Sólo lo que haces es admirable, pero es que, encima, es bellísimo. Una reverencia de tu exprofesor.

Aquí tenéis el canal de YouTube de Raquel

Como nada nunca pasa por casualidad, y nada nunca es lógico, llevo una larga temporada reflexionando sobre el caso de Raquel. Y va ella, y sin decirme nada (y, ¿por qué habría de hacerlo?) saca un disco. Me ha prometido un ejemplar y ando goloso de escucharlo.

Tan pronto Raquel me de datos de su disco, os los pongo. ¿Está mal que un exprofesor de un fuerte beso en la frente a una exalumna querida y admirada?

Aquí está el vínculo al disco en Spotify

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2014/01/alumnas-heroicas-raquel-la-ejemplar/

2 comentarios

  1. ¿Cómo va a estar mal dar un beso, como sea … a quien sea? Eso siempre es estupendo. Como la historia de Raquel. Un beso mío también para ella…y otro para tí. 😉

    • Raquel on 17 enero, 2014 at 16:23
    • Responder

    Gracias, Enrique. Te contesto también por aquí 🙂 Un beso y otro para Francisca

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: