Alumnos: guía de avistamiento” pretende ser una serie de posts humorísticos acerca de algunos de los perfiles de alumnos más notables y característicos. No se inventa ningún dato ni tipo de alumno, ni hay intención alguna de ofensa. Procuraré ir alternando perfiles de alumnos “peligrosos” con el de alumnos maravillosos. Espero que os resulte divertido

Alumnos14

No son conscientes de la terrible falta de educación que cometen, ni de lo que perjudican la clase. Son producto, o al menos así lo entiendo, de una educación en que, como apenas se les pide que piensen y decidan, llegan hasta a encontrar laborioso buscar palabras para expresarse. No es vagancia o incapacidad, es falta de costumbre.

“Con frecuencia una escuela es tu mejor apuesta. Quizá no para la educación, sino, ciertamente, como protección para un ataque de los no-muertos.” The Zombie Survival Guide

Geografía: A pesar de la cita que encabeza el artículo, se encuentran, cada vez con mayor frecuencia, en nuestras aulas. Aunque suelen preferir las últimas filas, si una clase tiene demasiados, por pura presión, acaban ocupando todas las sillas..

Hábitos: Miran obsesivamente la mesa cuando les miras. No murmuran siquiera un ruido de aprobación o desaprobación cuando se pregunta al grupo si entienden lo explicado. Ante una pregunta individual (“Fulanito, ¿que sabes de tal tema?”), quedan paralizados, sueltan en voz baja “no sé”, al insistirles (“Venga, suelta lo primero que se te ocurra”) repiten su “no sé” en voz más baja. Tras el tercer “no sé” es ya imposible sacarles palabra. Respuesta nula ante chistes o intentos de humor.

Etología: No son conscientes de la terrible falta de educación que cometen, ni de lo que perjudican la clase. Son producto, o al menos así lo entiendo, de una educación en que, como apenas se les pide que piensen y decidan, llegan hasta a encontrar laborioso buscar palabras para expresarse. No es vagancia o incapacidad, es falta de costumbre. Aunque, claro, para todo hay excepciones.

Guía de caza: A la edad que les cojo el remedio no está en mi mano. Sólo esperar que muchos de ellos acaben descubriendo pasión por la música y mi asignatura y sientan la necesidad de expresarse, incluso verbalmente. Pero el proceso puede llevar un par de años, y es muy agotador para el profesor, sobre todo en grupos.

Anécdotas: Mi peor pesadilla es un grupo completo de alumnos zombies. Cuando va llegando el día de su clase empiezo a pasarlo mal por anticipado. En una ocasión en que el grupo tenía tal zombificación que era digna de película de terror, llegué a suponer que a lo mejor la situación era un sicodrama, o una alucinación que tenía, producto quizá de un accidente. Nada hay peor que estar con un grupo que no te trata como a un ser humano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.