«

»

Sep 26 2013

Imprimir esta Entrada

Alumnos: guía de avistamiento 13— Seres míticos: el aula prometida

Alumnos: guía de avistamiento” pretende ser una serie de posts humorísticos acerca de algunos de los perfiles de alumnos más notables y característicos. No se inventa ningún dato ni tipo de alumno, ni hay intención alguna de ofensa. Procuraré ir alternando perfiles de alumnos “peligrosos” con el de alumnos maravillosos. Espero que os resulte divertido

Captura de pantalla 2013-09-26 a la(s) 10.36.36

 

Dad al juglar que no esté práctico en su oficio,
espadas para lanzarlas y recogerlas otra vez,
monedas para rodarlas y reunirlas de nuevo,
hombres a quienes herir y curar enseguida,
serpientes a quienes encantar y engañar,
y quedará herido por su propio acero,
desobedecido por sus serpientes,
engañado por su torpeza,
burlado y despreciado por su propio pueblo.
No le ocurre así al juglar inteligente:
una pizca de polvo, una flor marchita,
una fruta caída o un báculo prestado
es todo lo que necesita para afianzar su poder
¡sujetando el hechizo o desatando la risa!
(Kim, Rudyard Kipling)


Un trabajo científico de esta magnitud no puede sin culpa ignorar el entorno de los alumnos y profesores, mucho menos el entorno cultural. Es por ello que los mitos, las quimeras que alimentan y conforman las personalidades de nuestros objetos de estudio deben ser nombrados y analizados con rigor, para ilustración de curiosos y asombro del mundo académico.

 

De forma insistente se nos invita a actualizarnos. Cursos de Nuevas Tecnologías (los ordenadores personales aparecieron en 1965, hoy se tiene ordenador en casa como se tiene nevera), Técnicas de Información y Comunicación (TICs), cursos sobre pizarras digitales… Por otro lado, las necesidades específicas de la enseñanza de música hacen deseable que en el aula haya un piano, un equipo de música… Un aula, teóricamente suficiente dotada debería disponer de:

    • Pizarra con pentagramas (con las correspondientes tizas o rotuladores). Sería interesante que no sea la típica pizarra de plástico con las líneas dibujadas bajo un grueso plástico. A menudo se produce un efecto óptico que hace que el alumno sentado vea una nota diferente de la que escribe el profesor de pie. Ah, lo de que tenga pentagramas va en serio.
    • Alumnos.
    • Un profesor.
    • ¿Pizarra digital? Hombre, ya que nos ofrecéis cursos sobre ella…
    • Equipo de música (no hace falta que tenga para poner vinilos —que es lo que hay en la mayoría de los conservatorios—, por el contrario estaría bien que tuviera para MP3). Debe añadirse que un equipo de música sin bafles, o unos bafles sin equipo de música resultan totalmente inútiles. Tampoco es que fuera a sobrar una coleccioncilla de grabaciones, para no llevar las enormes mochilas cargadas de CDs que muchos usamos.
    • Un piano. Puestos a pedir, también un teclado con sonidos. Ah, los pianos nos gustan afinados. En serio.
    • Pupitres (sería bueno que algunos fueran para zurdos). Las sillas tipo Ikea no son demasiado interesantes. Y lo de poner pupitres de niños muy pequeños para que quepan más mesas en el aula sólo conduce a alumnos sentados incómodamente.
    • Mesa del profesor. Se entiende que con silla. (No preguntéis, he dicho que no preguntéis).
    • Al menos un ordenador, tablet o cacharro similar. Entiéndase que si es ordenador debe tener pantalla, teclado y ratón. Tampoco sobraría una impresora. Por otro lado el ordenador debería estar suficientemente actualizado como para poder poner CDs y DVDs, tener conexión USB… Comprendemos que el valor histórico de ciertos equipamientos debería servirnos de gran ejemplo, pero el caso es que son inutilizables.
    • Posibilidad de acceder a servicios de música en línea, tales como Spotify.
    • Un cañón (proyector de ordenador, no de los otros). Pero, atención, el cañón sin trasto al que conectarlo no sirve de nada. Y sí, tener el cañón SIN ordenador no es infrecuente.
    • ¿Impresora? Por favor…
    • Conexión a Internet, de buena calidad y sin cortapisas. Recientemente quise poner a los alumnos este extraordinario vídeo de la Ofrenda Musical y el cortafuegos del Centro lo rechazó, sólo puedo pensar que porque confundió la “STRIP” de “Moebius Strip” con el “Strip Tease”.

Debo decir que jamás he visto alguna que contenga todo esto (tampoco la mitad), por más que todo lo que nos indican que deberíamos hacer en clase requiere de estos medios. Asumo pues que el aula prometida es un mito moralizante, destinado a mejorar nuestro comportamiento, y procurar que seamos buenos en esta vida para gozar de recompensa en la siguiente.

Con los ojos del pensamiento fijos en ese paraíso prometido que sería el aula moderna, los más de los profesores utilizamos una vieja técnica: adaptarnos a lo que tenemos, no a lo que nos dicen que deberíamos adaptarnos. Y, naturalmente, llevar mucho material desde casa.

 

Sobre el Autor

CarlPhilipp

Eterno compositor, profesor y armonista.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2013/09/alumnos-guia-de-avistamiento-13-seres-miticos-el-aula-prometida/

3 comentarios

  1. Daniel Roca

    Checklist de mi aula:

    Pizarra con pentagramas OK
    ¿Pizarra digital? OK
    Equipo de música OK Hace un siglo que no pongo ni un CD todo desde el ordenador/iPhone, y ya desde hace tiempo casi siempre online
    Al menos un ordenador, tablet o cacharro similar. OK, pero elijo llevar mi portátil personal.
    IPad para gestionar mis clases al tiempo que las doy a través del ordenador.

    ¿Impresora? No, ni quiero.
    Conexión a Internet, de buena calidad y sin cortapisas. OK. No he tenido problemas de “censura”

    Posibilidad de acceder a servicios de música en línea, tales como Spotify. OK. Por supuesto, el Spotify me lo pago yo

    Un cañón (proyector de ordenador, no de los otros). OK.
    ATENCIÓN: esto requeriría poner reducir las condiciones lumínicas. Estoy a punto de conseguir persianas para parte de las ventanas, pero el fondo de la clase es envidiablemente soleado (esto es Canarias, estoy en un 6º y tengo vistas al mar).
    Un piano. OK (con butaca)
    Pupitres Sillas con pupitre. Una mesa adicional. Algunas sillas para zurdos
    Mesa del profesor. OK
    Un profesor. OK
    Alumnos. NO me puedo quejar,

    En resumen, en este aspecto tengo suerte. Mucha

  2. Daniel Roca

    A propósito, la pizarra digital ha revolucionado completamente mi forma de dar clases de Analisis. Pero también tengo pizarra convencional. Quieres fotos? 😉

    Otra cosa: Foro internet, blog o similar para gestionar los “entreclases”.

  3. CarlPhilipp

    No, no quiero fotos: ¡QUIERO TU AULA!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: