«

»

Feb 28 2013

Imprimir esta Entrada

Alumnos: guía de avistamiento. 06— El alienígena

Alumnos: guía de avistamiento” pretende ser una serie de posts humorísticos acerca de algunos de los perfiles de alumnos más notables y característicos. No se inventa ningún dato ni tipo de alumno, ni hay intención alguna de ofensa. Procuraré ir alternando perfiles de alumnos “peligrosos” con el de alumnos maravillosos. Espero que os resulte divertido

Print

En los largos y complejos ajustes al entorno que implica el proceso de crecimiento, hay veces que algunos alumnos viven en mundo propio, a veces completamente ajeno al que llamamos real. No quiere decir nada malo de ellos, ni de su inteligencia. Pero en ocasiones parecen provenir de otro planeta. Quizá es que, efectivamente, vengan.

.

Geografía: En general, primera fila. Suelen ser entusiastas de sus propios monotemas y por lo tanto se identifican con un profesor no menos monomaníaco con la música.

Hábitos: Intentan llevar todo a su propio planeta. Podemos esperar preguntas sorprendentes, tipo “¿En la Tierra Media también resuelve la séptima de dominante?” (sic) o “¿No sería mejor que nos trajeras un ejemplo escrito por el propio Orfeo?” (sic también).

Etología: Sacados de su monomanía resultan gente sorprendentemente agradable (los entusiastas siempre lo son). Como buenos devotos suelen lanzar enormes peroratas sobre su tema favorito, además de ofrecerte amplia bibliografía, discografía, cartas de juego de rol o lo que sea pertinente a su pasión.

Guía de caza: En general su caza es sencilla. Sólo puedo, eso sí, recomendar traerles al mundo “real” por pequeñas fases, ni intentar destruir todo su planeta imaginario con dos frases ni dejar que vivan aislados en su nube.

Anécdotas: Empezaría y no acabaría de contar anécdotas. Dos ya salieron antes. Quizá una de mis favoritas, porque la monomanía era musical, es la de una enamorada del piano en todas sus facetas. Comentando un día en clase la escritura de violín, incluyendo articulaciones, ligados, golpes de arco, armónicos, pizzicatos y demás técnicas básicas, comenzó indignarse, sobre todo al escuchar a un violinista interpretando lo que yo le iba pidiendo. Como no podía comprender que muchos de esos sonidos tan hermosos no estuvieran en el piano, comenzó allí mismo a redactar la carta a Steinway para que adoptara las medidas pertinentes. Confieso que sólo se me ocurrió en el momento comentarle que Bösendorfer suele ser más receptiva a inovaciones en el mecanismo. Ignoro si la carta fue enviada.

Sobre el Autor

CarlPhilipp

Eterno compositor, profesor y armonista.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2013/02/alumnos-guia-de-avistamiento-06-el-alienigena/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>