Ene 04 2013

La guitarra

blueberry-split-top-floral-motif-grand-concert-gui--MC4zMDguODkxLVA1NjctMTU0NTguNjkzNDI=Por diversas razones ando últimamente ojeando alguno de mis más antiguos papeles —es raro que me entregue a la nostalgia—. Me ha aparecido este soneto, de Fernando Almodóvar, de hace fácilmente treinta años. Fernando pertenecía a un grupo de poetas (grupo “Ráfagas”, si mal no recuerdo) a los que yo acompañaba con la guitarra en sus recitales, y era, a mi juicio, el más intenso de todos ellos. Le perdí la pista hace tiempo, pero quién sabe si publicando aquí su soneto volvemos a saber el uno del otro. Y si no, como mínimo, el soneto es bastante bonito y es razón suficiente para publicarlo.

Fernando, si lees esto, ¿te acuerdas de cuando acompañábamos cenas de lujo, tu recitando y yo tocando?

 

La guitarra

 

A ti, Enrique, una vena tendida

 

Como se va, crujiendo ese rumor preferido

desde el aire, hasta otro aire profundo más cercano

Cayendo gota a gota, haciendo de la mano,

quieta y desvestida para tomar su tañido.

 

Viene pasándose vena a vena por su ruido

rojo, desvelado, hinchándose aquí en lo más llano

que es un cuerpo trepando entre las manos

como si despertara vibrando de sonido

 

yo sé que cada cuerda son una mente sola

una caja mundial toda llena de memorias

donde el propio olvido no extermina ni desola

 

Son seis zanjas cavadas en los labios de una ola

seis espejos astillados que cuentan historias

que nadie ve, como el mar, allí, en una caracola

 

Fernando Almodóvar

 

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2013/01/la-guitarra/

1 comentario

    • Adela Bueno on 7 enero, 2013 at 1:14
    • Responder

    Bonito poema. Gracias por compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: