Abr 10 2012

Tuneando la música

Será porque nos llama la atención lo curioso. Será porque las redes sociales son así. Por lo que quiera que sea, cada vez más me están llegando vídeos de instrumentos construidos para una obras específica o para un grupo específico. Y también, cada vez más, me llegan obras construidas tan claramente para que las toque un grupo concreto que resultaría dificilísimo, impráctico intentar que las tocara otro.

 

El camino de los instrumentos en la música occidental ha ido hasta ahora por su estandarización. Un pianista educado en Cincinatti puede viajar perfectamente a Melbourne un día y a Tokio al siguiente y encontrar allí pianos similares, con la misma cantidad y tamaño de teclas, con un timbre casi indiscernible… Esto resulta tremendamente práctico, o así ha venido siendo hasta ahora: podemos tocar cualquier obra para cualquier formación en cualquier parte, sin necesidad de adaptarla a las posibilidades del momento. Esto constituye una parte escasa, pero importante de lo que Takemitsu pretende dar a entender hablando de músicas transportables y no transportables.

 

Quizá este camino este cambiando. Es indudable que los nuevos medios se han transformado en una plataforma tal en que los trabajos musicales de cada uno pueden encontrar audiencia fácil y rápidamente en cualquier país. Y es de creer que, para la mayoría de la gente, la cantidad de música que consumen de forma voluntaria (no como música de fondo en un bar o la televisión) viene de la red, notablemente de YouTube.

 

Ha llegado pues el momento en que resulta práctico hacer obras concretas para instrumentos desusados o inventados, componer obras únicas (o que sólo es posible interpretar una vez). ¿Será el camino del futuro? Tiendo a pensar que el futuro tendrá más de un camino. Pero es muy probable que éste sea uno de ellos.

 

Javier Guijarro no dejaría de hacerme notar que el deseo de difundir la obra en el espacio y el tiempo, ilimitadamente (de ahí la estandarización de instrumentos) viene del Romanticismo. Y que Wagner, otro romántico por antonomasia, también quiso obras únicas, tras las que se debía incendiar el teatro.

 

Aquí os dejo unas fotos, y luego, unos vídeos, sobre este tema.

 



Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2012/04/tuneando-la-musica-2/

1 ping

  1. […] Via enriqueblanco.net Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta post. […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: