Nov 03 2011

Cómo se hace una invención. (2a). Trabajo motívico–temático A

Vimos en otro lado unas pequeñas dosis de lo que es el comportamiento motívico–temático. Como estaban más orientadas a gente que no buscaba escribir música, voy a repetirlas, con distinta explicación.

Comencemos por la necesidad de este tipo de trabajo. Bien podríamos alegar la creencia Barroca, cercana a un acto de fe, que ciertamente se extiende a Clasicismo y Romanticismo en el sentido de que la unidad de tema conduce a la unidad de sentido. Y sería completamente cierto. Pero, seguramente no dejaría de ser sustituir una pregunta por otra. ¿Tiene sentido que los barrocos pensaran así?

Estudiémoslo desde un punto de vista diferente. ¿Qué pretendemos al hacer una obra musical?

Optimus Prime al rescate

Una de las cosas que buscamos, sin duda alguna es que la obra sea una. Yuxtaponer bonitos fragmentos musicales puede derivar, y hasta suele hacerlo, en sumar parte del Concierto para Orquesta de Bartók con un fragmento de reggaetton, concluyéndolo, quizá, con Vivaldi. Buscamos que la obra posea identidad, algo que la haga única y reconocible.

Una de las posibles estrategias es la de reducir algún material de la obra a sus componentes esenciales, y reensamblar éstos constituyendo una música distinta, pero claramente emparentada. Algo así como los “Transformers”, tan pronto camión rojo como robot gigantesco, reconfigurando sus componentes. O como Meccanos, Exín-Castillos, Legos u otros juegos, en que con las mismas piezas podremos conseguir resultados bien distintos.

Desarrollo y variación

Llegados a este punto, un error común es el de creer que estas nuevas construcciones son variaciones. Nada más lejos de la realidad. El procedimiento se llama desarrollo, y es prácticamente la antítesis. Las variaciones consisten en reconstruir un mismo perfil con materiales distintos:

Voy a reconstruir el “David” de Miguel Ángel con jamón ibérico.
Voy a reconstruir el “David” de Miguel Ángel con ladrillos.
Voy a reconstruir el “David” de Miguel Ángel con chapas de refrescos.
Voy a reconstruir el “David” de Miguel Ángel con los cráneos de mis enemigos.

El desarrollo, por el contrario, busca perfiles distintos con un mismo material:

Con estos ladrillos, voy a reconstruir el “David”, de Miguel Ángel.
Con estos ladrillos, voy a reconstruir el Halcón Milenario.
Con estos ladrillos, voy a reconstruir la Mezquita de Córdoba.
Con estos ladrillos, voy a construir algo completamente nuevo.

Definámonos

Vamos a convenir en cierta terminología.
Tema: fragmento musical de sentido completo (es decir, con principio y fin) a partir del cual derivamos una parte significativa del resto de la obra.
Sujeto:: lo mismo, pero sin sentido completo. Un sujeto no tiene principio ni fin, lo que significa que antes del sujeto puede venir un fragmento melódico en que el sujeto se integra y que después de él puede ocurrir lo mismo.

Son sólo aproximaciones, sujetas a inmensas excepciones, las declaraciones de que el contrapunto suele hacer más uso de sujetos y la armonía, de temas. Y que el Barroco tiende más a los sujetos y Clasicismo y Romanticismo a temas.

Motivo: fragmento musical con sentido susceptible de combinarse consigo mismo u otros motivos para constituir melodías nuevas. Por naturaleza, debe contener elementos rítmicos e interválicos. De no contener ambos, hablaríamos de célula rítmica o célula interválica.

 

Notas para interesados: La subserie durará quizá cuatro capítulos: es necesaria. También yo rabio por escribir cómo se hacen invenciones.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2011/11/como-se-hace-una-invencion-2a-trabajo-motivico%e2%80%93tematico/

3 comentarios

  1. Chicos, ayudadme: me sentí hace un año muy orgulloso del ejemplo de los Transformers (intento siempre poner ejemplos de actualidad para la generación de alumnos que me toque). Hoy ya he visto caras raras. ¿Hay algo moderno que me valga de ejemplo? Gracias

    • Alberto on 17 junio, 2013 at 17:20
    • Responder

    yo lo veo como un desarrollo personal, es decir tu de niño y tu de adulto son personas diferentes pero sigues siendo tu. Lo mismo pasa con una invención
    a mi modo de ver tu eres el maestro XD por cierto enhorabuena por este material. Lo encuentro muy ultil

    • carlphilipp on 17 junio, 2013 at 19:18
    • Responder

    Muchísimas gracias. La verdad es que, en un mundo, como el hispano, en que tienes la mitad del tiempo la sensación de que sólo te leen los bots de Google, alienta mucho que digáis que el material os es útil

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: