«

»

Oct 24 2011

Imprimir esta Entrada

Trinkkanon

Reconozcámoslo. Para cantar en los bares, nosotros usamos el Asturias, patria querida. Nos pongamos como nos pongamos, nunca será lo mismo que tener un canon de Mozart con el que amenizar unas bebidas. Y un canon, por lo demás, magnífico.

Amigos, bebamos – y con valor una lanza rompamos!

¡Que viva el vino, que viva el amor! ¡Vaciemos nuestras copas por ello!
¿Pero qué se puede celebrar con vosotros – ahí sentados como pasmarotes?
¡Que viva! ¡Gritad! Gritad, que viva! Gritad, gritad, gritad!
¿Os habéis quedado mudos como un bacalao? (bis)
Entonces, ¡gritad, gritad, gritad! So burros, no seáis tan bobos.
¡Que viva el amor y el vino! ¿Qué puede haber en el mundo más divino?
¡Viva, viva, viva – que viva!

Descarga la partitura
Y, aquí, una versión un poco “domesticada” del canon. He visto a alemanes cantándola, jarra de cerveza en mano y no sabría decir si era más sorprendente la velocidad a la que bebían o a la que cantaban. De respirar, mejor no hablamos.

Sobre el Autor

CarlPhilipp

Eterno compositor, profesor y armonista.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2011/10/trinkkanon/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: