Oct 28 2011

La vaca sumergida

Conocí gracias a Alfonso Sebastián Alegre, que me mandó los vídeos una noche de insomnio mútuo. esta obra, que me parece un ejemplo de dominio de la técnica y, qué duda cabe, muestra de un humor maravilloso, del que los músicos andamos bien necesitados.

 

Juan Lémann fue un compositor chileno (aunque nacido en Francia) que llegó a ser una figura muy respetada en el mundo musical iberoaméricano. La obra-broma que aquí vemos es de su época de estudiante. La compuso para ganarse algún dinero con su interpretación, y, la verdad, lo agradecemos. Es descacharrante.

 

Sólo quiero pedidos el favor de que no olvidéis mirar los títulos, que no dejan de ser humoradas de casi el mismo nivel que la música.

 

Sobre este tipo de obras sólo tengo un mínimo problema: mis estudios e intuición más profundas me dicen que Bach jamás las hubiera hecho. Sólo por un motivo: para el Kantor ningún temas era cómico, o, si a eso vamos patético. Un tema es lo que haces con él. Y JSB, compositor con inmenso sentido del humor, jamás hubiese permitido que la broma sólo fuese el tema.

 

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2011/10/la-vaca-sumergida/

1 comentario

1 ping

    • Tom Hagen on 28 octubre, 2011 at 22:39
    • Responder

    Desternillante.

  1. […] ejemplos de este tipo de procedimiento. SIn ir más lejos, en este mismo blog podéis encontrar las variaciones sobre “La vaca lechera” de Juan Lémann. En este caso, sin embargo, he querido hacer algo con un par de matices […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: