«

»

Ago 31 2011

Imprimir esta Entrada

La leyenda del héroe dormido, de “El Firilirundero” para quinteto de trompas. Enrique Blanco

La leyenda del héroe dormido

Otra de las piezas del “Firilirundero”, para quinteto de trompas, en este caso. El texto que sigue, es idéntico al de el resto de los artículos anteriores al respecto, si deseáis evitar leerlo.

El proyecto “Firilirundero” consiste en la producción de un espectáculo musical pedagógico para niños interpretado en forma importante también por niños. Para que ello resulte posible sin un importante esfuerzo por parte de los jóvenes intérpretes, la composición de la obra sería modular, es decir, contaríamos con:

  • Un grupo escaso de músicos profesionales, director incluido, que llevarían el peso de la obra. No se propone en este documento una plantilla concreta puesto que dependerá de los profesores de Conservatorio (ver más adelante) que se presenten voluntarios. Sin embargo, como comentarios generales puede anticiparse que:
    • Sería importante que el grupo no fuera muy amplio. Un grupo nutrido de músicos profesionales, si bien es altamente deseable en cualquier otro caso, en el que nos ocupa conduciría a restar protagonismo a los jóvenes intérpretes. En el caso de que los voluntarios fueran excesivos se tomará como criterio para la selección de los intérpretes el que haya máxima variedad de instrumentos. Se estima que cuatro intérpretes serían el mínimo, con un máximo establecido arbitrariamente en diez. Si fuera necesario otro criterio, se emplearía el hacer la obra lo más fácilmente posible representable en otros conservatorios.
    • Sería muy deseable que entre los instrumentos participantes hubiera percusión y piano.
  • Varios grupos pequeños de jóvenes instrumentistas y alumnos de Lenguaje Musical del Conservatorio, que, a lo largo de un curso irían montado pequeñas obras instrumentales, recitados rítmicos, pequeñas piezas cantadas (máximo dos voces, para permitir gran facilidad de ejecución), que tendrían la capacidad modular de superponerse con lo que el grupo profesional toque o con otros jóvenes instrumentistas. De este modo, con un esfuerzo no excesivo puede lograrse una obra de entidad musical suficiente y digna.
  • Un pequeño elenco dramático. Un personaje básico sería el Firilirundero, que necesita ser un personaje con conocimientos musicales suficientes para hacer recitados rítmicos. Un profesor del Conservatorio con capacidades histriónicas y ganas de divertirse sería óptimo. El Firilirundero a lo largo de la obra será interpelado varias veces. Podría ser por parte de los recitados rítmicos de los alumnos de Lenguaje Musical o, si se dispone de más voluntarios, por parte de otros personajes. El Firilirundero, según se ha dicho, es personaje básico. De ser posible contar con más elenco dramático, podría extenderse

Sobre el Autor

CarlPhilipp

Eterno compositor, profesor y armonista.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2011/08/la-leyenda-del-heroe-dormido-de-el-firilirundero-para-quinteto-de-trompas-enrique-blanco/

3 comentarios

  1. Erik

    vamos a ver si puedo expresar bien lo que boy a preguntar:
    ¿qué aspectos toma en cuenta al componer una obra pedagógica?
    espero me halla explicado bien.
    saludos: Erik.

  2. erik

    por cierto, Brabo!!!; me a encantado esta obra.

  3. carlphilipp

    ¡Muchísimas gracias! En cuanto a tu pregunta, poco puedo aclarar: en la medida en que la obra sea pedagógica pondrá el peso en el aspecto que se quiera enseñar en cada caso, lo que significa que puede llegar a tener el foco de interés en puntos muy diversos. Sí puedo, como comentario general, recomendar que la obra se centré en un sólo aspecto (el que se quiere enseñar) cada vez, reduciendo las dificultades adicionales a un mínimo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: