Dúplice (5)

Pereza absoluta, demoledora, tangible, degustable. Por más que esta vez sea necesario, nunca he disfrutado orquestando. Me divierto mucho más COMPONIENDO para los instrumentos. Es dificílisimo no añadir compases, cambiar ritmos… A su manera, es un poco como trabajar sobre un cantus firmus.

Deja un comentario