Mar 05 2011

Dúplice (4)

Se va terminando la aventura. Lo práctico debe predominar sobre lo deseable, y es necesario acabar. Me he quedado con ganas de ser mucho más atrevido. Siempre habrá otras obras. Ésta, en el fondo, es un recuerdo cariñoso a aquel jovencillo que tocaba la guitarra de oído y que todo lo intentaba entender desde los dedos. Ha sido divertido volver a ser él. Y no estoy seguro de que sea un retroceso estético. Pero quería más. Bueno, ya habrá ocasión.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2011/03/duplice-4/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: