Feb 14 2011

Dúplice (2)

Fin de semana de trabajo intenso en Dúplice. Va un largo, con más de un guiño a las passacaglias y un comienzo de primer movimiento bastante enérgico. No dejo de estar sorprendido de lo distinto que es mi sistema de trabajo para un instrumento que conozco tan íntimamente. Mis perfiles melódicos están siendo mucho más dependientes de la digitación que nunca. Curiosamente, quizá porque hacía tiempo que no escribía para guitarra, también noto que digito un tanto violinísticamente (y no va mal). En fin, jamás hubiera creído que yo llegara a orquestar piezas después de haber compuesto la sustancia. Claro, que si quiero que grandes secciones del dúo puedan funcionar sin orquesta, no hay mucha alternativa.
Y, por otro lado, echo de menos un grupo grande. Dos guitarras me pueden llegar a proporcionar, sin técnicas extendidas, agregados de hasta doce sonidos. Dispongo sólamente de cinco instrumentos de sonido contínuo (es historia larga) y me parece descompensado. Tengo también percusión y piano, pero no es lo mismo: tal y como los empleo estos dos instrumentos son magníficos para oponerse a los llamados melódicos. Tengo probablemente tantos minutos de bocetos escritos como de música que casi seguro se va a quedar (tranquilos, en esta casa se recicla todo).
Divirtiéndome. Y deseando que la pieza tenga un poquito de éxito. El justo como para salga alguna ocasión de rehacerla con orquesta.
Bueno, mientras escribo esto estoy escuchando la versión Midi de algunos fragmentos del Firilirundero, pieza de la que os hablaré otro día. Se me amontona el trabajo.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2011/02/duplice-2/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: