Hace algún tiempo, con motivo de un cursillo sobre Messiaen, tuve ocasión de crear un interactivo, una de cuyas partes era esta comparación entre el sonido real de un mirlo y la versión pianística de Messiaen en los “Petites esquisses d’oiseaux”. Circunstancias sobre los derechos de autor del pianista, del grabador de mirlos y hasta del mirlo en cuestión, supongo que hacen imposible que suba el archivo para que lo uséis a vuestro gusto. No creo en cambio que haya problema alguno en que veáis una grabación de cómo lo empleo yo. Reconoced que es impresionante el parentesco entre mirlo y piano. Más impresionante si recordamos que cada mirlo, contrariamente a otras aves, tiene su propio canto.

Deja un comentario