Una versión acordeonística de mi felicitación del año pasado, recién salidita del horno, y completamente inesperada.

Deja un comentario