«

»

Ene 12 2008

Imprimir esta Entrada

Himno nacional

“Tan pronto como hay escuelas es necesario un lenguaje, y eso suscitó la cuestión de cuál de los lenguajes del mundo era el mejor para que aprendieran las salamandras. Los primeros renacuajos de las islas del Pacífico hablaban, por supuesto, en el dialecto del inglés que habían aprendido de los nativos y marineros; muchos de ellos hablaban Malayo y otros dialectos. Los renacuajos criados para el mercado de Singapur aprendieron basic English, el inglés científicamente simplificado que funciona con pocos cientos de expresiones sin la molestia de una gramática desfasada; y como resultado esta versión del inglés convencional comenzó a ser llamada inglés salamándrico. En las ejemplares escuelas Zimmermann los renacuajos se expresaban en el idioma de Corneille; no, desde luego, por razones chauvinistas, sino porque es simplemente parte de una buena educación; en las escuelas reformadas, por otro lado, se aprendía Esperanto, de forma que sirviera de lengua franca. Había otros cinco o seis nuevos lenguajes universales que surgieron en esa época, con la intención de reemplazar la confusión babélica de los lenguajes humanos con un lenguaje simple y común para todo el mundo de salamandras y humanos; es innecesario decir que hubo incontables discusiones sobre cuál de estos lenguajes internacionales era el más útil, más eufónico y más universal. El resultado final, por supuesto, fue que hubo un lenguaje universal diferente en cada nación.”
Karel Capek, La guerra de las salamandras

Sobre el Autor

CarlPhilipp

Eterno compositor, profesor y armonista.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2008/01/himno-nacional/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: