May 15 2007

La vida viene y va

En estos días, ando de acompañante en hospitales. Mucha gente querida está a punto de irse, y la tristeza flota sobre todos nosotros. Pero no lloraremos hasta que nos toque llorar.
Quiero, en cambio, compartir con vosotros un momento más alegre. Nuestra amiga Cuqui acaba de traer al mundo a Alejandro. Habíamos convenido que cuando llegara ese momento, se encontraría con una nana escrita por mi e interpretada por M. Como el chaval, quizá con gana de oír la nana, se adelantó algunas semanas a lo previsto, tuvimos que hacer la grabación con tremendas prisas y no he podido reducirle ruidos, ni hemos podido lograr las versiones perfectas. Ya habrá ocasión. Entretanto, por si os divierte, aquí tenéis lo que se ha podido hacer.

  1. Presentación
  2. Nana segoviana
  3. Nana segoviana a la manera del este
  4. Nana segoviana a la manera del coral barroco
  5. Nana segoviana a la manera española
  6. Nana segoviana a la manera romántica

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2007/05/la-vida-viene-y-va/

6 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Qué bonito!! me han encantado!.Por cierto, la del Este me recuerda a Bartók…supongo que no es casualidad 🙂
    Un abrazo Enrique y cuídate

  2. Muchas gracias, Carlos. Sí, hay su poco de Bartók, de Lutoslawski de Ligeti, de sus piezas más infantiles.

  3. Enhorabuena por la nana histórico-didáctica y sentida. Me he enterado que andas con tu madre enferma y me ha cortado llamarte. Pero como pierdo timidez por escrito, me permito decirte que no olvides nunca tu poderosa luz, aunque todas las demás se apaguen, y ten sentido para amarla, como la amamos los que nos hemos alumbrado alguna vez con ella.

  4. Gracias, David. En breve te contestaré más ampliamente

    • alicia Díez Arocena on 14 junio, 2007 at 19:50
    • Responder

    Enrique: estoy un poco preocupada porque estais pasando malos momesnto ¿Cómo se encuentran tus familiares?
    Nada más
    Besos
    Alicia

  5. Pues la cosa anda estable: nadie mejora ni empeora de forma espectacular. Y es triste decir que en algún caso deseamos el rápido empeoramiento, porque hay quien sufre mucho. Hay tristeza de sobra y angustia. Somos, por el momento, fuertes. Gracias

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: