Siguiendo con lo señalado en el artículo anterior, es evidente que podríamos dividir los tipos de sistemas armónicos entre aquellos más orientados a una búsqueda de la sensación (cada armonía/agregado se valora por el efecto acústico que provoca) y los orientados a la persecución de la funcionalidad (cada armonía/agregado tiende a provocar la expectativa del siguiente).
Ejemplos del primer tipo de sistemas serían, en formas diferentes, la música de Debussy, Ravel, Gesualdo (en ocasiones), Messiaen, Boulez…
Del segundo tendríamos, por supuesto, la mayoría de la música tonal, frecuentes ejemplos de Bartok, una parte de la música del Renacimiento.
Los factores que identifican cada uno de estos estilos, sus rtelaciones y diferencias, son, precisamente, lo que nos va a permitir tener, en lo que a esto respecta, una orientación de qué resultados van a tener las decisiones que tomemos a la hora de diseñar un sistema.

2 Comentarios en “Diseño de armonías (II)

  1. Estimado señor Blanco:
    Me ha parecido muy interesante su blog y sobre todo, muy didáctico. Se lo he recomendado a varios de mis alumnos.
    Más que un comentario a su texto, deseo hacerle una pregunta que debo contestar para un curso de lenguaje y pensamiento que estoy llevando. Desde hace mucho tiempo he escuchado la polémica acerca de si se puede considerar la música un lenguaje y he querido preguntarle acerca del asunto. ¿es la música realmente un lenguaje?
    Muchas gracias por su atención.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.