Dic 12 2005

Diseño de armonías (I)

Comenzaré por describir, tan claramente como resulte posible, qué pretendo dar a entender por “diseño de armonías”.
Durante mucho tiempo se ha dado por sentado que las leyes de la armonía tonal obedecen a un orden físico natural. Ello resulta erróneo, o al menos insuficiente por dos razones:

  1. De responder a algún tipo de orden, la armonía debería hacerlo a una realidad biológica (cómo percibimos) en un lugar de física. En última instancia, oímos con el cerebro, no con los oídos, como puede ser fácilmente demostrado comparando música de diversas culturas o apelando al sistema temperado.
  2. Muchos son los sistemas diferentes y hasta irreconciliables que se podrían basar en la naturaleza del sonido. La elegancia del fenómeno físico-armónico, donde las distintas frecuencias de los parciales responden a proporciones simples, nunca debería hacernos olvidar que los sonidos que cumplen esta regla son una ínfima minoría de todos los sonidos que nos circundan. Más aún, incluso recurriendo a este fenómeno, se pueden crear diferentes sistemas. Por ejemplo, la escala sacada del mismo respondería a la escala “natural” de Bartok, no a las escalas mayor o menor

En el presente momento tenemos acceso a gran cantidad de músicas, tanto de múltiples épocas como gran cantidad de culturas. Aunque no me atrevo a decir que sean tantas como para constituir un universo estadístico significativo, sí que lo son como para establecer comparaciones, y a través de las mismas, tipologías diversas.
Según ello, estaríamos en condiciones de ver elementos comunes en mundos de sonoridad afín, y, gracias a ello, de predecir en gran medida qué tipo de sucesos sonoros ocurrirían si tomamos determinadas decisiones a la hora de crear nuestras armonías.
En última instancia se trataría de un proceso similar al de un artista plástico, que sabe qué efectos diferentes produce, por ejemplo, el óleo si lo comparamos con una acuarela.
Aclararé más en días próximos.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2005/12/diseno-de-armonias-i/

3 comentarios

    • Ludwig Jäger on 15 diciembre, 2005 at 11:54
    • Responder

    En fin, aunque te tengo en clase, siempre es bueno verte de nuevo por estos lares; la verdad es que se te echaba de menos.

    • tarjuman on 7 enero, 2006 at 4:15
    • Responder

    es curioso, en general se ha incidido escasamente en que las proporciones armónicas de las disonancias tambien son muy simples… comparar segunda mayor (9/8), quinta disminuida (7/5) o séptima menor (7/4) , con tercera menor (6/5), sexta menor (8/5), por ejemplo. No vale decir que los sonidos 7 u 11 son “inexactos”, pues el concept de consonancia es previo al temperamento.

    • carlos omar lopez on 30 julio, 2011 at 18:08
    • Responder

    gracias por sus artículos están excelentes!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: