Abr 26 2005

Anuncio sobre el ritmo de este weblog. Endecha a Messiaen

Amigos queridos, debo anunciaros un cambio de ritmo permanente en el weblog. Durante este año casi completo que llevo manteniéndolo he recibido de él cosas indescriptibles: la más importante, sin lugar a dudas, la amistad y el afecto de gentes maravillosas. Nadie se ponga celoso si tengo un especial buen recuerdo de gentes como Vailima, TioPetros, Palimp, Porras, Erik, Cristina y tantos otros.
Es el caso que en un periodo de mi vida que estuve muy parado, falto de ánimos y alicientes, el weblog me animó a comunicarme con el mundo. Pero tras la inyección de autoestima que me ha dado mi adorada M, me vuelve a salir mi naturaleza: hacer, tocar y escribir música. Por no hablar de el futuro que lucho por construir con mi amada. De esa contienda, tiemblen quienes se erijan en enemigos.
No renuncio, ni lo haré nunca, a vosotros. El blog seguirá. Pero dejad que el ritmo sea esporádico. Permitid que no siempre intente explicaros algo. Eso seguirá dándose, pero a su propio ritmo. Y los contenidos serán por lo menos diferentes, en el sentido de más variados. Pronto espero poder daros noticias que me entusiasman sobre M y yo.
Voy a poneros un ejemplo de por qué me es difícil, hoy por hoy, mantener la bitácora. Mañana sería el aniversario de la muerte de Messiaen, ocasión que me afectó profundamente. En circunstancias como las que se dieron hasta hace poco, hubiera esperado hasta ese día para glosar su figura, hacer su panegírico y llorar su muerte.
Hubiera escrito un artículo muy similar al que completará estas líneas. Pero en estos momentos mi prioridad es hacer vida y hacer música —si hay diferencia, nunca la entendí—. Cosa que el bueno de de Olivier hubiera entendido y apoyado, lo que puedo hasta justificar documentalmente.
Os cuento pues, con un día de adelanto, como viví el día de la muerte del coloso del siglo XX: Olivier Messiaen, maestro de maestros, artista de artistas, sustrato de mucha de mi sensibilidad.

Sonó un teléfono. No recuerdo qué amigo me comunicaba la muerte de Messiaen. Sí recuerdo que lloré. No hablo francés, y hacía poco que acababa de traducir su Técnica de mi lenguaje musical con ayuda de un diccionario y mucha, pero que mucha paciencia. Hoy, afortunadamente, por manos más competentes que las mías, la traducción está editada. Que me guste releer la mía, tan inadecuada, es sólo porque mis vuelos de imaginación sobre un idioma que no entiendo reflejan mucho sobre como siento a ese autor.
Siguió habiendo lágrimas en mis ojos cuando marché al conservatorio. Era mi segundo año como profesor. La voz entrecortada. La mente en luctuosa concentración se negaba a dar la clase requerida. Tomé la decisión de hablar de Messiaen todas mis clases, fueran los grupos del nivel que fueren —que eran bajos—. El llanto que no me cesaba, que no mis explicaciones —profesor primerizo, niveles muy elementales—, debió impresionar a mis alumnos, que escucharon con el máximo respeto, y llevaron a muchos a preguntar por qué no se hacía un homenaje al excelso compositor. Recuerdo haber comentado reiteradamente que entre los inmensos males que nos traía la muerte del genio, uno, mezquino quizá, porque era una ilusión que sólo a mí me hubiera satisfecho, era el de nunca tener la ocasión de escuchar su voz.
Una de mis normas como profesor, tan elemental que pocos la aplican, es la de considerar que mis discípulos son seres humanos, con sus problemas, sus intereses, y su simpatía por el dolor ajeno. Tanto hubo de ésta última —independientemente de que su nivel de formación permitiera la compresión de lo que balbuceé— que acabamos por, al cabo de unos meses, y a petición de los alumnos, realizando un ciclo de conferencias sobre el increíble compositor. Con bastante éxito. Escribí el encarte del ciclo, a más de dar dos de las charlas. Mis últimas palabras para el encarte fueron: sit tibi terra levis. Sea la tierra ligera, blanda y amable para los huesos del ilustre. Siempre le echaré de menos.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2005/04/anuncio-sobre-el-ritmo-de-este-weblog-endecha-a-messiaen/

11 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Philip, ¡estoy muy contento por todas las cosas buenas que le está aconteciendo, felicidades!.
    aunque no escribo mucho, siempre estoy rondando la bitácora.
    saludos.

  2. para el que quiera escuchar el cuarteto para el fin de los tiempos, en
    http://www.beethovenfm.cl
    presentarán esta maxnífica obra del Maestro Messiaen el día 26 a las 23 ora de chile, mas o menos el 27 de Abril a las 5:00 AM. para España.
    para escuchar esta radio deben tener instalado el el reproductor de Windows media player.
    saludos.

    • Porras on 26 abril, 2005 at 11:36
    • Responder

    Es curioso, no hace mucho le dejé a una amiga la Turangalîla porque la necesitaba para el examen de audición. Hoy le preguntaré si la ha oído toda, o si no se ha molestado en hacerlo y conformarse con los dos movimientos que pide el examen. ¿Debería moverme y hacer un esfuerzo para que tal homenaje tenga lugar en el conservatorio de mi isla?
    Parafraseando a Takemitsu, Messiaen es un árbol, no hacemos sino enredarnos en sus ramas cada vez que oímos música de nuestro tiempo, sea por influencia directa, a través de sus discípulos, o bien por la gente que le admiraba. Ahora me viene a la mente el homenaje que le hizo Zimmermann en su “Réquiem para un joven poeta”, esas referencias a “La ascensión”, también pienso en el Rain Tree Sketch II de Takemitsu.
    Yo no he podido sino sentir tardíamente el dolor por la pérdida de alguien, siento pena cuando escucho a Romitelli por primera vez cuando ya ha pasado tiempo después de su muerte, al igual que con Xenakis… era la muerte de un conocido lejano.
    El ejemplo más intenso lo tuve con Luciano Berio (cuando lo conocí mejor note su pérdida más aún).
    Yo tengo el mismo buen recuerdo de esta bitácora, muchos de mis conocimientos actuales se deben a esta bitácora y a toda esta familia que hemos creado. Aunque debo recalcar que gran parte de mi pensamiento sonoro (y su posterior desarrollo) te lo debo a ti. Gracias Enrique.

    • Vailima on 26 abril, 2005 at 14:38
    • Responder

    Inevitablemente ya formamos una familia gracias a tu espléndido blog y como en todas las familias, nosotros, sus miembros, estamos felices cuando uno de nosotros lo es.
    Que te vaya muy bien y ten presente tus prioridades. Los amigos, como los hermanos, entienden que a veces tengan que esperar. Es ley de vida.
    Suerte.

    • Ludwig Jäger on 26 abril, 2005 at 16:07
    • Responder

    Espero que os vaya muy bien a ti y a M y que sepas que yo estoy leyendo este magnifico blog siempre que tengo ocasión y aunque no se me note mucho, estoy ahi.
    Realmente es entristecedor el recordar la muerte de alguien querido, tanto por cercania como por admiración; pero invito a todos a ver el lado bueno: su música está ahi, sus libros…Messiaen nunca morirá del todo, siempre tendremos esto y su magnifico recuerdo.
    He de reconocer que al haberos conocido hace poco y con el tema de selectividad, no me puedo dedicar a esto, la musica, tanto como quisiera. Y por ello no llego a apreciar a Messiaen tanto como seguro se merece, pero precisamente es este blog el que cada dia me hace comprender mejor la musica, la vida, si es que – como dices – hay alguna diferencia.
    En fin, que os deseo lo mejor porque sin duda lo mereceis.

  3. Carl; no te preocupes por el ritmo del blog. Te preferimos como estás; rebosante de felicidad. Seguiremos visitando Postsdam, escribas a diario o mensualmente.
    Un abrazo.

  4. Para mí eres ya, aunque sólo te conozca virtualmente, como de mi familia. No me preocupa la cantidad de post que realices; siento que estás ahí. Si además eres feliz sólo puedo alegrarme -como todos los que visitamos este blog-.
    Seguiré visitándote cuando vea movimiento, y espero que algún día podamos vernos ‘in person’.
    Un abrazo muy fuerte.

    • tarjuman on 19 mayo, 2005 at 2:47
    • Responder

    el ritmo sigue siendo igual de interesante, aunque fuese sólo por impredecible ¿será solamente que el tempo es más estirado?
    si así fuera dont worry, be happy, estamos en el movimiento lento, lo que da holgura, pero quizá no tanta contando la inquietud en los palcos y la mente del intérprete…

    • Patricio on 29 abril, 2006 at 17:59
    • Responder

    Soy amante de la musica del maestro, no soy musico, pero lo considero una de las almas mas evolucionadas y todo esto se refleja en su musica, que gusto saber que habemos quines todavia lo echamos de menos

    • Patricio on 29 abril, 2006 at 18:03
    • Responder

    En lo personal estoy buscando saber mas del maestro Messiaen, en lo personal, una obra que me dejo marcado, para siempre, y que conlleva un conocimiento del mundo suprafisico, es “les corps Glorieux”, que con jennifer Bate, que mas podemos pedir, si gustan escribanme, que su comunicacion sera bien recibida, saludos

    • Eduardo Vergara on 3 diciembre, 2006 at 20:09
    • Responder

    Hola Enrique, te escribo desde Chile
    Soy estudiante de Música y he empezado a descubrir la obra de Messiaen gracias a un amigo, compañero de estudios.
    Aun no puedo comprender una buena parte de su música, pero oirlo me llena de un profundo respeto y admiración. Hace pude oír una obra suya en vivo: O Sacrum convivium, interpretada por un coro al interior de una hermosa capilla acá en Santiago. Fue una experiencia tremenda.
    Hoy estuve ocupado buscando información acerca de él en la web y llegué de nuevo a tu sitio, que ya había visitado antes mientras leía acerca de los distintos compositores y lenguajes de la música contemporánea. Tu página me ha sido de gran ayuda para acercarme a esta.
    Como he visto que realizaste una traducción del libro de Messiaen, quería pedirte que me hicieras el favor de enviarme una copia. Mi amigo y yo te lo agradeceríamos enormemente.
    Espero que estes bien y sigas publicando!
    Un Saludo, y Gracias.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: