Entiéndame quién quiera, yo me entiendo

Ille mi par esse deo videtur,
ille, si fas est, superare divos
qui sedens adversus identidem te
spectat et audit dulce ridentem

Aparte de que dedico esta belleza, procedente de Catulo, a M, que la merece de sobra, es posible que el título del artículo le sugiera a alguien un excelso músico italiano. Sea un enigma para quién se atreva.

Santiago Eximeno

El autor citado en el título me parece de los más sorprendentes de la reciente generación de escritores de ciencia ficción. Es bueno saber que mantiene su propio weblog y que ha comenzado una novela en línea. Poco más puedo decir, porque es tarea que incumbe a Palimp. Y pensar que él falte a su deber es cosa de chiste. De hecho cuando lo comente, le haré un trackback ¿me escuchas Palimp? 🙂

No son músicos

Con todo, en tal día como hoy nacieron Leonardo da Vinci —que también fue músico, y alguna obra suya de laúd toqué—, Euler —buen amigo de quienes estudiaron matemáticas en mis mismas condiciones— y Fernando Pessoa —cuyos heterónimos todos envidiamos— , gentes a quienes admiro muchísimo. También Catalina la grande, tan comentada, y con, quién sí. quién no, todos ensoñamos alguna vez. Felicidades a todos.
Cambiando el tercio, nunca creí que el primer troll (ver explicación del término) de esta web me afectase tanto. Bueno. Me consolaré pensando que Catalina la Grande no llega a la altura de los zapatos a mi muy amada M. Y quizá, retirando la web, o discontinuándola. A fin de cuentas, no es inteligente gastar dinero para que a uno le insulten.
No, bien pensado, seguiré. Pero desde luego, a mi ritmo.