Mar 25 2005

Frustración fotográfica

Como dice el título de este artículo, quiero contaros una frustración fotográfica acaecida en mis recientes vacaciones. La imagen que hubiese querido tomar era la de un cofrade semanasantero, sujetando en una mano su caperuzo, que tenía quitado, y sujetando con la otra a una chica a la que besaba con pasión. Hubiese sido una bonita estampa del lado más humano de estas fechas. También es cierto que la pareja en cuestión hubiese tenido cierto derecho a enfadarse gravemente conmigo.
Desde que vi la escena no deja de rondarme la cabeza el Romance de la misa de amor. Aquí os lo dejo como compensación.

Mañanita de San Juan,
mañanita de primor,
cuando damas y galanes
van a oír misa mayor.
Allá va la mi señora,
entre todas la mejor;
viste saya sobre saya,
mantellín de tornasol,
camisa con oro y perlas
bordada en el cabezón.
En la su boca muy linda
lleva un poco de dulzor;
en la su cara tan blanca,
un poquito de arrebol,
y en los sus ojuelos garzos
lleva un poco de alcohol;
así entraba por la iglesia
relumbrando como sol.
Las damas mueren de envidia,
y los galanes de amor.
El que cantaba en el coro,
en el credo se perdió;
el abad que dice misa,
ha trocado la lición;
monacillos que le ayudan,
non aciertan responder, non,
por decir amén, amén,
decían amor, amor.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2005/03/frustracion-fotografica/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: