Mar 08 2005

Adivinanza disculpatoria

En fin, perdonad mi ausencia. Si todo sale como espero, en esta semana reanudo la serie de Bartók. Encontrar sitio al piano —grandioso piano, regalo de mi bienamada M, de hermosísimo tono oscuro y dulce— ha sido —y sigue siendo— difícil. Ojalá el resto de los problemas de mi vida consistan en encontrar espacio a bienes tales. Y que M disfrute siempre de espacio para esas bondades. Y que sean siempre crecientes y sorprendentes. aunque nunca habrá mayor bien que ella.
No deja de ser una forma de disculparme por lo desatendida que tengo la bitácora —y algo más la desatenderé, hasta que monte una mesa—, pero incluso así, quizá sea interesante. Vailima es maestra de acertijos. Palimp, buscó la forma de superar su liderazgo con el acertijo interactivo. Cristina, astutamente, tomó ambas posibilidades y creó su particular forma.
Ante tales adversarios —amistosísima enemistad—, poco cabe. Si no es uno, es otro, alguien dará con la pista en minutos.
Sólo se me ocurre una forma de vencer a tan formidables oponentes: no saber yo mismo la respuesta. Tomaré prestada de Palimp la interactividad, pero de forma que sean vuestras preguntas las que determinen la contestación, de las varias que tengo en mente ahora mismo. En el momento que una pregunta o comentario me decida por una respuesta, lo haré saber, para encaminaros.

  1. Parto de un referente, quién sabe si natural o popular
  2. Mi autor es famoso por su endiablada habilidad para sacar partido a tales temas
  3. Una gallina me haría inmensamente barroca, aunque francesa ya lo soy
  4. Si no soy una gallina, entonces soy rapaz nocturna, con nombre de autobús madrileño
  5. Con todo, puedo ser un plural de exotismos, si no soy un ave concreta

La verdad es que lo puse fácil. Espero vuestras respuestas. Premio a quién averigüe los cuatro autores franceses — y las obras, claro— en que pienso. Pero victoria a quién me haga decantar por una.
Para hacerlo interesante, digamos que es posible tomar dos, como máximo, de las pista por falsas. En los comentarios, según digáis, diré cuáles no casen con vuestras sospechas.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2005/03/adivinanza-disculpatoria/

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Felices de tenerte de vuelta!!!
    ¿Si soy una gallina me subo a las ramas?

  2. Por supuesto

    • Vailima on 8 marzo, 2005 at 11:48
    • Responder

    Nos abandonas, te rogamos que vuelvas y retornas con un acertijo endiablado que ni tú sabes cómo termina?
    Palimp, un poco de por favor. Que ni me he leído en condiciones el acertijo y tú ya lo estás acertando.
    Cagüen…

    • Cristina on 8 marzo, 2005 at 21:17
    • Responder

    ¿Si juego mucho a la gallina ciega me comeré un colín?
    Me debes un café, so lache! Je

    • Cristina on 8 marzo, 2005 at 21:28
    • Responder

    El caso es que no sé si comerme un colín con aristides en el centro de la tierra o si comérmelo con Jorge, que entonces es un juego de niños… de todas formas, no puedo hacer eso sin antes catalogar todos los pájaros del hijo de diosaen!

  3. Cristina, tu última pista me gusta mucho. Aunque es lástima que ninguno hayáis reflexionado sobre las desventuras aviares. O sobre el exotismo.

    • Cristina on 9 marzo, 2005 at 10:37
    • Responder

    Pobrecito manolo, que parece que le cayó un cubo de pintura pesimista sobre su ave…

    • Porras on 10 marzo, 2005 at 18:01
    • Responder

    A ver si me sale esta cruzemos los dedos:
    Si soy un plural de exotismos, ¿lo último que haría sería sonreír?

    • Cristina on 13 marzo, 2005 at 11:52
    • Responder

    No tienes perdón de Dios…
    A ver, mis pesquisas me llevaron a:
    – Catálogo de los pájaros de Olivier Messiaen, en el que hay un búho.
    – Colin-Maillard, que en francés significa “La gallina ciega” y que es una ópera compuesta por Aristide Hignard y cuyo libreto es de Julio Verne.
    – Manuel Rosenthal tiene una “La poule noire”, “La gallina negra”, que también es una ópera.
    – Georges Bizet en “Jeux d’enfants”, “Juegos de niños” tiene una pieza que se llama “La gallina ciega”
    En fin, que dejes el piano en su sitio, plisis y nos deshagas el ovillo que por tu culpa ya me ha salido otra cana!
    ¡¡Porritas!! ¡Qué bueno que ya estás de vuelta!

    • Cristina on 13 marzo, 2005 at 11:52
    • Responder

    Por cierto, que digo yo, esto… que en el Carnaval de los animales seguro que no falta una gallina o así, ¿no?

    • patricia on 13 marzo, 2005 at 13:58
    • Responder

    !fenomenal, cristina!, vaya talento y eso que estaba chungo. Por cierto la gallina francesa y Barroca ¿no tendra algo que ver con Rameau?

  4. Pues sí, la gallina barroca era la de Rameau, el búho, el del catálogo de pájaros. También anadaban por ahí los pájaros tristes (Ravel) y los pájaros exóticos (Messiaen, de nuevo), además de el canto de los pájaros de Janequin. Creo que os doy a todos por victoriosos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: