Ene 16 2005

Simbología musical de Takemitsu (4b)

Mas simbologías naturales. Sonido y silencio. Árboles. Estrellas y constelaciones.

Sonido y silencio

Otros de los símbolos más notables para Takemitsu son el silencio, como expresión de la muerte y el sonido, que, como opuesto tiene que intentar igualar la profundidad de la vida —otra razón por la que el compositor no gusta de reglas prefijadas—. La música se convierte en la prueba de la propia existencia —de manera bastante literal en el caso de Takemitsu—. Cada sonido expresa la realidad, y, en esa medida, del mismo modo en que no podemos planificar la vida, no podemos planificar la música.
No es casual que uno de los libros en que se recopilan varios artículos del compositor se llame Confrontando el silencio

Árboles

La significación de los árboles para nuestro compositor es múltiple: por un lado, como él mismo expresa hermosamente “los árboles transforman el tiempo en espacio”, como queda implícito en los anillos anuales que podemos ver en un tronco. Las propias irregularidades sutiles de estos anillos resultan representativas del concepto del tiempo —siempre una obsesión para un músico— propio de su obra.
También resultan capaces de expresar el idealismo humano: se mantienen en pie impertérritos contra los estragos del tiempo, sin queja alguna.
Como alguna vez ya se ha dicho por aquí, los árboles representan además el individualismo occidental, en oposición a la música no occidental, que crece y se extiende como la hierba.
La individualidad propia de cada árbol, en piezas como Tree Line queda reflejada en perfiles melódicos siempre semejantes y siempre cambiantes. La voluntaria falta de temas contrastantes en estas piezas separa a Takemitsu claramente del punto de vista occidental.

Estrellas y constelaciones

Relacionadas con el ya comentado interés por la pluralidad de focos de sonido, nos encontramos con piezas basadas en constelaciones: Orion and Pleiades, Star-Isle, Cassiopeia… En ellas, normalmente, el sonido individual es menos importante que la urdimbre de los distintos elementos empleados. A este resultado conjunto Takemitsu lo denomina alturas armónicas.
En el próximo artículo hablaremos del sueño, el número y el mar.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2005/01/simbologia-musical-de-takemitsu-4b/

14 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Estoy impaciente por oir algo de Takemitsu….(siiii confieso , no creo que haya oido nada… 🙁 no me odieis por favor!) en fin , creo que esperaré al próximo artículo para dar la famosa opinión que dije. Quiero asegurarme de no meter mucho la pata , ya que por precipitarme , suelo ir disparada contra los molinos sin ni siquiera haber pensado si son gigantes o no , simplemente siguiendo mis impulsos , e ignorando las sabias palabras de algun sensato sancho que me inteta guiar por el buen camino. o veo gigantes donde ni siquiera hay un poste eléctrico , vamos , que al igual que antes dije que era optimista , tambien reconozco que saco problemas y fantasmas quijoteros de donde no los hay…(o sí , pero simplemente aun no se han descubierto…) en fin , mi enhorabuena una vez mas.

  2. Por cierto carl , la pseudo-invencion que he hecho este finde es HORRIBLE , escalofriante , asi que te aconsejo que traigas tapones para los oidos el mertes!!! :s

  3. ¡Qué manía tenéis de autoevaluaros vosotros!
    1- Si convencéis al ministerio de que no soy necesario para evaluaros, quedaré sin trabajo. 😉
    2- Hasta que sepas hacerlas, lo normal es que queden mal, y mi función es detectar los fallos y solventarlos
    O sea, que no llevaré tapones. Se supone que debo enseñaros a hacerlo bien, no lograr que os salga al primer intento.

    • Cristina on 17 enero, 2005 at 21:10
    • Responder

    Aquí me tienes entregada ignorantemente al señor Takemitsu desde mi espíritu Shandy total (esto de adentrarme en la simobología del autor sin haber escuchado ni una nota forma parte del arte de la insolencia, seguro;-). Pero me cautivas por la claridad de tus exposiciones, por su sencillez… y por el autor mismo.
    Lo de los árboles me ha parecido atravesantemente precioso. (Y no sé por qué, tiene ese toque melancólico que ya te comenté en alguna ocasión se revela por aquí;-)
    Besos como árboles,
    Cristina

    • Porras on 17 enero, 2005 at 21:24
    • Responder

    “Los árboles transforman el tiempo en espacio”…
    He estado toda la mañana pensando en esa frase.
    Volví a oír Quotation of a dream y es como si se levantara el enorme espejo en el que veía reflejado mi eco, todo gracias a este post y los anteriores. Gracias, espero impaciente el próximo artículo. 😀

  4. Cristina, lamento hasta lo inexpresable no poder citar con más profusión a Takemitsu. Su lenguaje —escrito, que no musical— es una poética de lo tangible en que lo que has leído de los árboles es el nivel medio de belleza. Quizá contribuye a ello el expresarse en una lengua que no dominaba —casi siempre escribía en inglés, que hablaba más o menos como yo, es decir, mal—. De ahí sus frecuentes repeticiones de palabras, y sobre todo, su sencillez encantadora y reveladora de conceptos.
    No negaré ser algo melancólico, aunque en un sentido de los cuatro temperamentos. Hace unos años escribí una obra sobre la Melencoliah de Durero. Si hay excusa, cualquier día os pongo por aquí el prólogo —texto—.
    Añado que me carcome lo de no poder poner ejemplos musicales —hay leyes un tanto idiotas— y haceros oír a tan maravilloso autor. En breve pondré al menos una discografía. En serio que merece la pena.
    Besos vegetales.
    Porras, no te tomes a mal que a tí no te dedique besos. En cambio te diré que la frase a mí también me gusta. Y que me sorprende la idea del espejo: ¿sabías que Takemitsu la emplea en un sentido no muy diferente del tuyo? Estoy seguro de no haberlo escrito aún.

    • Ludwig Jäger on 18 enero, 2005 at 23:18
    • Responder

    Acabo de llegar a casa y en vez de ponerme a hacer el analisis de cadencias del coral me pongo a escribiros con mi flamante nuevo nick (antes era un soso aunque claro “luis”).
    A este nick cada vez le atan mas cabos a mi persona:
    1-Ludwig Jäger es el personaje principal de una novela: “Los Papeles de Ludwig Jäger” que escribió mi abuelo ,Jorge Ferrer-Vidal ,que me impacto bastante y fue cuando realmente me di cuenta de lo que tuve delante y no aproveché porque no fui consciente(Supongo que todavia era muy pequeño). Me consuela que como muchos otros sigue vivo en sus libros.
    2-Como futuro músico o musico en potencia este nombre es el de un compositor que algunos conoceran: un tal Ludwig van Beethoven que no se le dio mal a pesar de un problemilla de oido que tuvo(lo que me anima a continuar a pesar de las dificultades en cualquier aspecto de la vida)
    3-las dos primeras letras de ludwig coinciden con las de mi nombbre y no se si ludwig traducido al castellano es luis.Me gustaria saber qué significa Jäger en su idioma , el alemán supongo.
    La verdad es que solo falta que sumando las letras con el afabeto de Bach salga 293 (2+9+3=14)o algo así.
    En gran medida a la hora de buscar mi nick estaba cegado por que solo tuviera una palabra pero como no podia ser de otro modo Carl Philip me abre los ojos en ese aspecto al igual que cada semana en el conser lo hace con la musica.
    Por cierto , mañana te llevo el cd de datos y las goldberg.
    Ahh y si alguien le interesa leer a mi abuelo o quiere informacion o recomendaciones sobre el o lo que sea ,basta con pedirlo pero el libro con vuelta que hay algunos que solo tengo uno y ya no se publica.

    • Ludwig Jäger on 19 enero, 2005 at 23:23
    • Responder

    No es por meter prisa, pero con estos post tan exisitos dan muchas ganas de escuchar a Takemitsu, la lista de discos va a tardar mucho? o se pondra al final de la serie?
    De todas maneras sin agobios que para eso es tuyo el blog .

  5. Será, me temo, al final de la serie. Pero no falta tanto.

    • Porras on 20 enero, 2005 at 22:30
    • Responder

    No no lo sabía Carl Philip 😀 yo hacía referencia (indirectamente) a algunos aspectos del gusto que comentaba Boulez en más de una de sus conferencias. Cuando decía que “aplaudíamos al finalizar una obra en un concierto porque nos había gustado, porque nos vimos a nosotros mismos reflejados en esa obra”, y también un poco por Nono y ese ensayo llamado “El error como necesidad”, hacen que uno se replantee sus hábitos de audición…

    • Daniel Roca on 22 enero, 2005 at 0:07
    • Responder

    Para Ludwig Jâger;
    Ludwig sí es Luis, y Jâger es “cazador”.
    Daniel

    • Der Taktsektenführer on 22 enero, 2005 at 0:54
    • Responder

    “Los árboles transforman el tiempo en espacio”… Curioso; el japonés Takemitsu expresa así su pasión por la arbórea Naturaleza. ¿Sabes si Takemitsu escribía haikus? Estas oraciones sentenciosas (o recursos como la sinestesia ‘Alturas Armónicas’) son típicos de los haikus japoneses, poemas japoneses dedicados a la meditación, compuestos por tres versos de 5, 7 y 5 sílabas.
    El conjunto de
    las alturas armónicas
    se ha sublimado.
    Esto es un ejemplo de haiku. (El segundo verso, al ser proparoxítono, cuenta como si tuviera 7 en vez de 8 sílabas.) ¿Escribió Takemitsu alguno o tan sólo filosofaba en su ‘no dominado’ inglés (permíteme parafrasearte, Carl Philip)?

  6. Takemitsu escribió varios volúmenes de poesía. No me consta que en ninguno se encuentren haikai. Tiendo a dudarlo, dada su posición con respecto a la cultura japonesa, que puedes encontrar en este mismo blog.
    Vigila el kigo de tu haiku. 🙂
    Respecto a lo de las alturas armónicas, recuerda que a las notas llamamos también alturas.

    • Der Taktsektenführer on 23 enero, 2005 at 11:10
    • Responder

    Lo tendré en cuenta, ante todo lo de mi haiku no kigo 😉

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: