O de cómo la Filosofía, las Matemáticas y la Fotografía, junto a personas que no desean, por el momento, ser alegoría de nada, se reunieron a cenar con Carl Philip.
Actualización del 7-XI-2004: Un artículo de Klapaucius sobre el mismo tema.
Actualización del 9-XI-2004. Artículos de Tio Petros y Vailima sobre el mismo tema.


Ya habrán leído ustedes en las bitácoras de Vailima y Tio Petros que iban a hacer una excursión por Madrid. Klapaucius, Flor —pareja de Klapaucius—, Concha —amiga de K. y mía desde los tiempos de las BBSs— y yo nos apuntamos a quedar con ellos y ayer tuvimos una cenita.

Voces

Para mí, como músico, es muy importante conocer las voces de la gente. La de Vailima es ligeramente más aguda de lo normal, de forma sumamente agradable. Le cambia la entonación según esté hablando, desde una dicción nítida y cuidada si está contando algo de sustancia a unos tonos con cadencias cantarinas si está dando alguna réplica ingeniosa. Una voz con sentido del humor.
La de Tio Petros es más monocorde. Sólida, precisa. Un punto más grave de lo normal. Como Vailima, tiene una entonación más amplia que las voces madrileñas, así como un vocabulario más rico. Una voz de la que te puedes fiar.
Las voces de Concha, Flor y Klapaucius las conozco desde hace años, aunque no tendría inconveniente en describirlas. El puntito de ironía en la voz de Klapaucius, las pausas de Flor para darte tiempo a contestar si así lo quieres, la matizada voz de Concha, tan llena de registros.

El encuentro

20:30. Vailima me ve con Flor y Klapaucius que acababan de llegar de Toledo:
—¿Tú eres Carl Philip?
—Soy.
Premio a la intuición.
Aperitivo. Las risas comenzaron en cosa de minutos, lo que es más difícil de lo que parece entre gente que no se conoce. La conversación trivial que se suele producir en estos casos, no lo era tanto. Por ejemplo no hablamos de fútbol ni contamos chistes. Sí, en cambio se oyeron historias con gracia e interés. Destacable, por decir bien de su carácter, fue la molestia de Tio Petros con que la página web del restaurante estuviese equivocada en cuál era el metro más cercano. Y Vailima es una hábil provocadora de conversaciones.
Cena. Sabíamos que Concha llegaría tarde pero no cuánto. Decidimos comenzar sin ella —profética decisión, tal y como veremos—. He aquí algunas imágenes.

Vailima mientras esperábamos la cena.
petrosCamara.jpg
Tio Petros inspeccionando la cámara de Klapaucius. El vaso de vino oculta un plato de pasta con carabineros del que dio cuenta en forma metódica.
klapaucius.jpg
Klapaucius tapa con la cámara su camiseta, avergonzado porque Tio Petros ha descubierto que la molécula de cafeína que representa tiene un átomo de carbono al que le falta una valencia.
flor.jpg
Flor, riendo.
vailima3.jpg
Tomar o no tomar postre: he aquí el dilema. ¿Qué es más elevado para el espíritu: sufrir los golpes y dardos del adverso azúcar o levantar las armas contra un piélago de calorías y, haciéndoles frente, acabar con ellas?

Tras la cena

Pues, nutridos física y espiritualmente, decidimos hacer un poco de sobremesa. Casi todos gente de buen conversar. Al rato apareció Concha, que había estado muy ocupada en una presentación de un evento. Con las posibilidades de mi cámara y la luz que teníamos no me atreví a hacerle foto alguna, pero Klapaucius —fotográficamente mejor dotado—, sí, y espero que las suba. Ratito de conversación, risas, y a la cama.

Momentos estelares

  1. Vailima y yo arrancando de Klapaucius el secreto de cuántas cámaras tiene. No revelaremos el misterio.
  2. Tio Petros explicando de manera diáfana, con la ayuda de una patata frita, a Flor, lo que es el homeomorfismo. Klapaucius ha inmortalizado el evento.
  3. La historia —de Flor y Klapaucius— de las aletas de buzo en el perchero de su casa de Toledo, y la del hovercraft de su vecino.
  4. Las historias de Concha sobre su boda y sobre gentes del espectáculo.
  5. Los comentarios de Vailima sobre su relación con Tio Petros —encantadores, me apresuro a añadir—.
  6. Vailima encontrando sentido a que en ciertas programaciones de los estudios musicales se pida a los alumnos que dibujen un mapa.
  7. Muchos otros.

Esta tarde quedamos de nuevo. Mañana, suponiendo que los aludidos no lean antes esto y me alejen a pedradas, les cuento más.

14 Comentarios en “Reunión bloguera

  1. Nunca fue un secreto, pero tampoco las había contado 😛
    Mentí, son una más de las que dije, que no conté una que me regaló mi padre y que anduvo desaparecida un tiempo… y aunque no lo parezca no soy coleccionista, son las que uso, aunque la mayoría son anteriores a 1972.

  2. Klapaucius, la diferencia entre n y n+1 cámaras es cada vez menos significativa cuanto mayor es n. Por ahí hay quien puede confirmarlo.
    Carlos, serías bienvenidísimo. Lo malo es cómo lograr que, cada uno de una punta de España, y gente que seguro que se uniría de Hispanoamérica, aterricemos en un mismo lado.
    Palimp, gracias. Mañana contaré la reunión de hoy. Entretanto te digo que Vailima creo que me ha vencido con el acertijo de su bitácora —y no ha dejado, con razón y gracia, de hacérmelo saber—. Con mi último aliento — es tan bonito el melodramatismo—, te encomiendo que me vengues, pues he sido ignominiosamente superado. 🙂 Sólo me queda la esperanza de que mañana la neurona se despierte activa antes de reconocer mi humillación y mi fracaso. 🙂

  3. Temo que no podré vengarte… y eso que le doy al tarro, pero nada ¿coco rallado? Estoy completamente desorientado.
    Me alegro que lo hayáis pasado bien. Un día de estos tengo que pasarme por Madrid. Daré aviso. Y ni que decir tiene que estáis invitados a venir a Barcelona.
    Un saludo

  4. Pues si pasas por Madrid, tomamos un algo, o cenamos o lo que te apetezca. Lo único que lamento es no poderte ofrecer hospitalidad de cama, y sólo incómoda de mesa (40 m2, 13 estanterías, más los muebles para partituras). Pero a una comida o cena estás invitado. Eso incluye a tu morenaza, se entiende. Por cierto, ¿tiene nombre, aunque sea de red —como lo son Palimp o Carl Philip—? Un beso —castísimo— para ella.

  5. Si quieren un “guía turístico” para aconsejarles sobre Gran Canaria aquí me tienen :D, soy toda una Guía Michelín con patas a la hora de comer por ahí.. xD

  6. Por cierto, aunque ya lo he dicho en otro comentario… en el País Vasco tenéis vuestra casa. Ya sabéis: buena comida (aunque ya sé que a Carl no se le enamora por el estómago -literariamente hablando, claro-), buena temperatura, buenos paisajes y buena gente.

  7. Pues lo bien que me hubieses venido, Carlos, en el cursillo de Canarias del año pasado. Comí fatal. Por mi culpa, claro, de no ponerme a buscar restaurantes.
    Y gracias también por los ofrecimientos.

  8. Carl Philip, te tomo la palabra. Tengo que visitar sin falta a mi amigo Carlos, y hacer la visita de rigor al Reina Sofía, así que algo cenaremos. A la morenaza, aunque no lo sea tanto, le preguntaré que nombre de guerra quiere utilizar ;-).
    Gran Canarias queda lejos, pero creo que visitaré Donostia estas navidades, aunque sea un día.
    Dare los oportunos avisos.
    Un saludo a todos!!
    Y enhorabuena por adivinar la nuez!!

  9. Otra reunión bloguera

    A la derecha del todo, Chus. Tras ella, Crystal. En primer plano, Canopus. Frente a él en la mesa, Tio Petros. Presidiendo, Vailima. A la izquierda, en pie, Carl Philip….

Deja un comentario