«

»

Nov 17 2004

Imprimir esta Entrada

Los catorce cánones sobre el bajo de las Goldberg (5)

Los cánones undécimo y duodécimo. Simbolismos. Transformaciones temporales del bajo de Chacona.


Después de tantos meses escribiendo artículos que quedaron sin comentar, la cantidad, calidad y calor de vuestras aportaciones en esta serie me está ruborizando… …y animando muchísimo a seguir. Lo único que lamento es ir tan despacio. En fin, lo previsto es que después de este artículo vengan el último sobre los cánones y un The making of. Supongo que acabaré entre el sábado y el domingo.
Gracias a todos.

Undécimo canon

Los cánones desde el once al catorce de esta serie tienen características especiales que los convierten en marca de contrapuntismo excelente —por no decir excelso o sublime—, y hay razones manifiestas para pensar que Bach estaba legítimamente orgulloso de ellos. De hecho, sobre todo si aceptamos la solución al canon X que vimos en el anterior artículo, revelan una estructuración especular del ciclo bastante consistente con las prácticas formales de Bach. Más sobre esto en el próximo artículo.
Antes del descubrimiento del ciclo de estos catorce cánones, había dos que sí se conocían, aunque no su relación con las variaciones Goldberg. Eran el canon 11, del que ahora nos ocuparemos y el 13, que figura en un retrato de Bach.
El día 15 de octubre de 1747, Bach copió el que aquí conocemos como canon 11 en la libreta del estudiante de teología Johann Gottlieb Fulda.
CCC.jpg
Lo acompañan estas inscripciones:
Symbolum
Chrystus Coronabit Crucigeros
(Símbolo: Cristo coronará a los portadores de la cruz)
Domino Possessori hisce notulis commendare se volebat J. S. Bach
(Por medio de estas notas, J. S. Bach se encomienda al Señor Poseedor)
La primera inscripción ya nos indica que hay simbolismo religioso en el canon. Posiblemente, también lo hay cabalístico en la inscripción. Esas tres ces mayúsculas consecutivas son difícilmente casuales. Os recuerdo el alfabeto cabalístico tan caro a Bach. Según el mismo, el valor de la C es 3. así, CCC es 333, lo que debe ser grato a un estudiante de teología, por eso de la Trinidad. Si añadimos que el valor de la S de symbolum es 18, la suma alcanza a 27, que es 3*3*3. Aunque, por mi parte, más alegría me diera tener un canon de puño y letra de Bach en mi libreta que simbolismo numérico alguno.
Un pequeño comentario más sobre esta inscripción: la palabra Coronabit está lejos de ser casual, sobre todo si tenemos en cuenta que en el monograma de Bach figura una prominente corona. Algo más podría contaros, pero será mejor que nos concentremos en el canon, que suena así. Por cierto que debo recomendaros que intentéis oír estos canones en alguna otra versión, a partir de 5 voces el midi tiende a saturar el contrapunto, salvo que se disponga de una excelente fuente de sonido.
14k.jpg
Esta obra está a cinco voces, lo que hace que su construcción resulte técnicamente más compleja que cualquiera de las que ya hemos visto. Se trata de un doble canon montado sobre el bajo de Chacona. La voz 4 es imitada en inversión interválicamente exacta por la voz 3, y la 2 por la 1, en forma también exacta. A la dificultad del extenuante procedimiento, se suma la de un tratamiento extremadamente cromático de la armonía. Pero aquí se suman más cosas que el excelente hacer técnico de Bach. El cromatismo empleado por las voces 2 y 1 es inmensamente usado en las cantatas, con significado textual. Cinco notas cromáticas descendentes (voz 2) simbolizan los cinco estigmas de Cristo, y también sus lágrimas (es el llamado “motivo del dolor”. Cinco notas cromáticas ascendentes, simbolizan, además de los estigmas, el “motivo del gran peso”, que aparece siempre que en la cantata Cristo porta la cruz. Teniendo en cuenta la inscripción en el cuaderno de Fulda, la consciencia de Bach de estar usando estos motivos resulta incuestionable. En fin, otro día, más sobre simbolismos bachianos. Con ellos o sin ellos, el canon resulta admirable.

Duodécimo canon

Confío en que éste y los dos siguientes den alguna alegría a nuestros amigos topólogos. Existe un procedimiento contrapuntístico llamado aumentación, consistente en aumentar la duración de las notas de un material dado. También su inverso, que se llama disminución.
Aquí tenemos una analogía visual.
homeo.jpg
Del mismo modo que en la imagen el texto resulta reconocible, a pesar de la distorsión, en música podemos reconocer un motivo a pesar de la diferente escala temporal. Por alguna razón, durante todo el periodo tonal las aumentaciones y disminuciones, sin excepción que conozca, siempre se hacen por un factor de 2 o 4. En músicas anteriores y posteriores, hay una mayor libertad, y así tenemos que por ejemplo Messiaen llega a emplear fracciones. Y eso por no hablar de Conlon Nancarrow, que en un canon usó la raíz cuadrada de dos.
El uso de aumentaciones y disminuciones es marca de contrapuntismo habilísimo. En manos de un mal compositor, su resultado resulta excepcionalmente aburrido, mientras que en las de uno bueno se da una sensación como de vivir dos o más líneas temporales a la vez que es fascinadora.
El canon 12 tiene 5 voces. En el bajo, el bajo de la chacona, con valores dobles a los que hemos visto. En la voz 4, el bajo de la chacona, con los valores reducidos a la mitad. Voz 3, el bajo de la chacona por inversión, valores reducidos a la mitad. Voz 2, la chacona con valores reducidos a la cuarta parte. Voz 1, por inversión, valores reducidos a la cuarta parte. Los pequeños materiales adicionales que se hacen necesarios por las diferentes escalas temporales, en las voces 3 y 4 son transportes de la chacona. en 1 y 2, derivan motívicamente de ella.
12.jpg
Aunque prometí ocultar mi asombro, en esta ocasión la necesidad de mostrarlo es irresistible. La técnica es ya de dificultad extrema. Un compositor normal que desee emplear estos procedimientos puede pasar mucho tiempo buscando un tema que le resulte manejable. Conseguir lo que aquí hace el amigo Sebastian, con un tema que no es más que un simple bajo de danza, es inexpresable. Así que, ante mi falta de palabras, escuchémoslo, con respetuosa admiración.
14l.jpg
En breve, el resto de los cánones.

Sobre el Autor

CarlPhilipp

Eterno compositor, profesor y armonista.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2004/11/los-catorce-canones-sobre-el-bajo-de-las-goldberg-5/

11 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. A.M.

    Va a ser la primera vez en mi vida que asisto a una clase antes de que me la den. 🙂
    Es muy interesante el duodécimo cánon, de esos que se merecen por lo menos un 8. 😉
    Interesantísimo el juego de voces, algo que probablemente sólo Bach podría hacer (lo siento por el resto de compositores…).
    Me alegro de contar con estos apuntes excelentes, no vaya a ser que los que tomo en clase se me queden cortos y nos examines de cánones 🙂
    Saludos

  2. TioPetros

    Cuando venía para casa en coche iba leyendo los las fotocopias de los últimos post (aprovechando que no era yo el conductor). Ahora llevo media tarde oyendo los MIDIs para poder captar las diferencias de los 14 cánones. Estoy anonadado por la complejidad del asunto… y además tengo la sensación de que hay muchas cosas que no comprendo. Tantas, que no sé ni qué preguntar…
    Seguiremos esforzándonos, porque además, disfrutamos con ello 😉

  3. TioPetros

    Karl: la ayuda de las analogías visuales es, para mi al menos, crucial para entender de un vistazo el quid de cada cánon.

  4. Palimp

    Hola, he leído el artículo esta mañana, y como siempre, genial. Aprovecho para decir a Tio Petros que estoy luchando con sus últimos posts y que gracias.
    Un saludo a todos!

  5. TioPetros

    Palimp: espero que no se te indigesten…
    Karl: el cánon sexto es … cómo lo diría yo? Algo más diabólico que los demás?

  6. Carl Philip

    Gracias a todos.
    A.M., me parece bien el 8 para el canon 12. Siempre que estés de acuerdo en que para alcanzar un 8 tus compañeros y tú debáis lograr algo similar. 🙂 Y, no, no hay muchos más contrapuntistas de la talla de Bach, pero a lo largo de la historia, sí han existido media docena. Y la técnica de ese canon, la vas a usar, y te va a sombrar darte cuenta de que se puede con ella.
    TioPetros, si algo no se entiende, es que está mal explicado, o de manera insuficiente. Lo que sea, pregunta si quieres, que para eso estamos, y es mi culpa.
    Me alegro de que te gusten las analogías visuales, yo también pienso que son útiles. A ver si pongo mi solución visual al canon X. Reconozco que esperaba que entre todos ocurriese alguna más ingeniosa.
    Me encanta enterarme de que disfrutáis con ello, es lo menos que os debo por lo que he disfrutado yo en vuestras bitácoras.
    Lo del diabolismo del canon 6, quizá sí, si te refieres a la intensidad expresiva que le da su intensa cromatización. En cuanto a su técnica compositiva, queda al alcance de los medios de un compositor regular, no es, en ese sentido, diabólicamente difícil.
    Una cosa que me encanta de las obras pequeñas (en extensión), de Bach, es que se pueden acabar visualizando como un todo, aprehendiendolas de una sola vez. Aparte de cada uno de estos cánones, Bach tiene ejemplos en la Ofrenda y en los corales. Teniendo en cuenta que su pensamiento es completamente coherente, puede resultar que de pelear con cuatro compases uno acabe comprendiendo cantatas completas.

  7. TioPetros

    En cuanto al 6, me refero al cromatismo, sí. Al oido inexperto se le hace por lo menos “curioso” tantas alteraciones…
    Respecto a lo de entenderlo, ten por seguro que la culpa no es tuya. Ni me puedo imaginar cómo se podría hacer mejor. Lo que ocurre es que a uno le resulta difícil tanta inversión. Por un lado las inversiones en el tiempo, por otro las de intervalos (ascendentes por descendentes), las ampliaciones temporales… en fin; que tiene mucha miga.

  8. Carlos

    Por fin he podido leerme todos los post dedicados a los cánones de Bach, prefería hacerlo en un momento en el que pudiera dedicarme por completo. Es fantástico, no sé que decir pero me he quedado de piedra :O :O ha sido genial! 😀 😀 Bravo!!

  9. Carl Philip

    Tio Petros, miga sí que tiene, pero de que puedes con ello, no me cabe la mínima duda.
    Carlos, muchas gracias. 😉

  10. david

    Como diría algún teórico del contrapunto de la época refiriéndose al duodécimo canon: ACOJONANTE, me quedo a pan y agua hasta que consiga algo remotamente parecido

  11. Carl Philip

    Te entiendo, David>, te entiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>