Una felicitación de cumpleaños a Keats. Carl Philip ha tenido un día estetizante, místico, mítico y ponderativo. Quién espere buena lógica del artículo, hará bien en no leerlo. La recomendación es insistente y quién no la siga sólo puede culparse a sí mismo.

“No fuiste hecho para la muerte, pájaro inmortal
No te han pasado por encima generaciones hambrientas
La voz que escucho esta noche que acaba fue oída
en tiempos antiguos por emperadores y payasos…

…¡Olvidado! La propia palabra es como una campana
Para alejarme de tí a mi ser solitario…

…¿Fué una visión o un sueño despierto?
Se ha ido esa música, ¿estoy despierto o sueño?”

 

Oda a un ruiseñor

“La Belleza es verdad, y la Verdad, belleza, eso es todo
lo que sabemos en el mundo, y todo lo que necesitamos saber”

Oda a una urna griega

Un día como hoy nació John Keats. Felicidades amigo. Tanto podríamos aprender de tí…. Tanto deberíamos… En muchos aspectos, quizá el prototipo del artista. En muchos otros, quizá lo contrario. Quien te conoce, te entiende, o quizás no. Mis saludos y mis respetos. Parafraseando a otro autor, puedes haber sido de las conciencias más cercanas a lo divino. Si supiésemos qué es eso, o si es algo. Bueno tú y yo nos entendemos, si no más que por tus cartas a tu hermano.

“¿No habrá seres superiores que se diviertan con las gráciles aunque instintivas actitudes en que pueda incurrir mi mente, tal como a mí me divierten la picardía del armiño o la angustia del venado? Aunque la pelea callejera es algo detestable, las energías que en ella se exhiben son loables.. Para un ser superior, nuestros razonamientos pueden cobrar el mismo tono:aunque erróneos pueden ser loables. La poesía consiste precisamente en eso”.

Para mi ese ser superior es un humano consciente de su inconsciencia, e intelectualmente honesto, todas las horas del día. O eso, o no hay esperanza, y mi pronóstico es que en un plazo de pocos siglos la hay. De algo.
Y la estoy liando porque es la primera vez en este weblog que puedo citar sin delito a un autor que cumple años. Tu mística no es mi mística (todos tenemos una, creo, o una razón para seguir levantándonos cada día), pero estamos en un mismo planeta, no tan alejados.
Mis disculpas a los lectores de este weblog: me han picado el virus del esteta y el místico. Es agradable, pero confuso quizá para quienes no hayan tenido los mismos venenos sobre el mismo autor. En breve se restaurarán: la realidad (la mía), y los servicios normales de esta web. Sírvame de disculpa que borré páginas de interpretaciones de estos versos antes de hacerlos públicos. Y que os sirva de alivio saber que si tanto escribo de quién no es de mi campo, mucha cháchara ahorráis con que no pueda poner textos musicales.
John Keats, hermano, tu nombre no estaba escrito en el agua.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.