Sep 22 2004

Cabalismo en música: el 14 en Bach (y 2)

El coral luterano. Ars moriendi. El coral del lecho de muerte.


Para apreciar en su justa medida la explicación de lo que ocurre en el BWV 668 de Bach, es necesario estar familiarizado con los conceptos de coral luterano y ars moriendi.
El coral luterano
Una de las reformas del protestantismo fue la intervención de la feligresía en el culto, mediante el canto colectivo de textos religiosos . El origen de las melodías que así se cantaban era triple:

  1. Cantos extraídos del gregoriano (puesto que los participantes ya los conocían).
  2. Cantos populares o compuestos por alguien pero popularizados (misma razón).
  3. Cantos compuestos expresamente para el culto. Puesto que debían ser aprendidos por el público, son minoría, y se introdujeron poco a poco, hasta que llegaron a ser tan populares como el resto.

A estos cantos los denominamos corales.
Los textos de los corales provienen de tomar la letra original y modificarla “a lo divino”, como se decía aquí en esas fechas o, más frecuentemente, eran escritos específicamente para la ocasión. Se aplicaban entonces a la melodía que se desease, modificando si era necesario la estructura rítmica y cadencial de la melodía. Se mantiene durante mucho tiempo esa idea de melodías que se pueden cantar con diversos textos, y hay que hacer notar que eso puede llevar a que una misma melodía deba soportar necesidades expresivas muy diversas.
El tratamiento armónico y contrapuntístico del coral sufre tremendos cambios durante el periodo que se extiende desde Lutero (creador del protestantismo) a Bach. Cuando llegamos a él, el coral está profundamente enraizado en la sensibilidad de los participantes.
Entre las particularidades del tratamiento de los corales por parte de Bach está su inmenso respeto al significado del texto. Si una misma melodía aparece en diversas ocasiones con diversos textos, la tratará armónica o contrapuntísticamente de forma que su carácter cambie consecuentemente. Y aquí nos encontramos con la causa de armonizaciones a veces atrevidísimas, que no se entenderían sin tener en cuenta el significado de las palabras. He aquí dos ejemplos:
El archicomentado Est ist Genug

Y el no menos merecedor de comentario Ach Gott und Herr

Os recuerdo que en otro sitio os deje una dirección desde la que escuchar los MIDIs de todos los corales de Bach.
El coral se usa también en forma instrumental, en forma notable en los llamados preludios corales, o corales para órgano. Aquí podemos encontrarnos con tratamientos muy diversos, entre los que destaca la presentación del coral en notas largas mientras se acompaña contrapuntísticamente, frecuentemente con motivos extraídos del coral. También aquí el grado de respeto de Bach hacia el texto impresiona. Por no hablar de la fantasía e imaginación que demuestra.
Debe decirse que el coral aparece en la obra de Bach por todas partes. Las cantatas se basan a menudo en corales. E incluso obras camerísticas como pueden ser las partitas y sonatas para violín solo hacen uso de corales. Esto no es excepcional: de un luterano de la época se esperaba que el coral figurase ampliamente en el ámbito doméstico.
Más detalles al respecto los podéis ver en un largo e-mail que le escribí a Amancio Delgado, al que le hizo gracia y le puso un título y notas a pie de página y lo publico en su Web. Y, naturalmente, en el precioso libro Bach, el músico poeta de Albert Schweitzer.
Ars moriendi
Es fundamental entender que para un buen luterano de la época de Bach. la reflexión contínua sobre su propia muerte era obligada. El propio Lutero exhortaba a sus feligreses a pensar contínuamente sobre ella. Y se escribían libros sobre las mejores formas de afrontar la muerte, alguno de los cuales se hallaba en posesión de Johann Sebastian.
Por lo mismo, cuando un enfermo estaba moribundo, toda su familia se congregaba a su alrededor, instándole a morir religiosamente, y observando con la máxima atención cualquier signo que pudiera dar señal de qué iba a pasarle en la otra vida.
Por lo mismo, el dedicar pensamientos frecuentes a las últimas palabras que uno iba a decir era obligado. Una última declaración demostraría la religiosidad del moribundo. Y meditándola durante toda la vida, se esperaba que fuese de calidad.
Para mayores detalles, desde aquí podéis descargar como muestra gratuita las primeras veinte páginas de Bach and Meanings of Counterpoint. Tratan ampliamente del ars moriendi y del BWV 668.
BWV 668: “el coral del lecho de muerte de Bach”
Durante la primavera de 1750, Bach padeció una enfermedad ocular, tan dolorosa que se hizo operar en uno de los últimos días de marzo por John Taylor —médico que también operó a Händel, con resultados igual de funestos—. La operación no dio buen resultado, así que se repitó pocos días después. A partir de entonces (os ahorro por escabrosos los detalles de la operación), Bach anduvo muy enfermo, casi con certeza completamente ciego, además.
Sufrió una apoplejía el 20 de julio que le hizo ver que su fin estaba próximo.
La leyenda nos dice que Bach, moribundo, dictó desde su lecho de muerte, en forma improvisada, el coral para órgano Von deinen Thron tret ich, a un visitante que pudo ser J. C. Altnickol. Este coral extraordinario refleja una sabiduría contrapuntística y musical sin paralelos.
El día 28 de julio, jueves, a eso de los ocho y cuarto de la tarde, el Cantor muere, ¡sea la tierra blanda para sus huesos!
En la práctica, lo único que hay que corregir de la leyenda es que fuese de forma improvisada como se dictó el coral.
La melodía de ese coral se cantaba habitualmente con el texto Wenn wir in höchsten Noten (Cuando estamos ante la mayor aflicción). Bajo este título, Bach tiene varias versiones, dos vocales y algunas más organísticas. Una de ellas (BWV 668a) es, con evidencia, la base a partir de la cual crea su coral.
La costumbre del ars moriendi nos autoriza a pensar que Bach pensaba frecuentemente en la muerte. Es más que posible que hubiese decidido que Wenn wir in höchsten Noten fuese su declaración final. Así, por ejemplo, en el tratamiento que hace de ese coral en BWV 641, ornamenta la melodía del coral hasta que las 32 notas del original se convierten en 158 (vimos en un artículo anterior que 158 es la suma de las letras de JOHANNSEBASTIANBACH). Es cierto que sólo este detalle, no prueba nada, pero hay más.
En el BWV 668, cambia el texto del coral por Vor deinen Thron tret ich
Hoy que comparezco ante tu trono
Oh Dios, te ruego humildemente
no apartes tu clemente rostro
de mí, que soy un pobre pecador.
Otórgame un fin dichoso,
despiértame en el Día Final,
Señor, y que te contemple eternamente.
Amén, amén, escuchamé.

Parece evidente que Bach contemplaba su muerte, y ya desde el primer verso se presenta en forma personal ante su dios.
También lo hace en forma cabalística: la primera frase del coral la ornamenta hasta que tiene 14 notas (suma de BACH). Y el número de notas total del coral es 41 (suma de JSBACH).
Es evidente que nada de esto prueba nada, pero es bastante sugerente, sobre todo si lo sumamos a las múltiples otras apariciones de elementos cabalísticos en la obra de nuestro amigo.
Sobre la interpretación: siendo la última obra de Bach, bastantes organistas la suelen tocar extremadamente lento, mientras que otros la tocan alegre y pimpante. Me siento incapaz de preferir una u otra versión. En la dirección que mandé con tres versiones midi, hay ejemplos de ambas posibilidades.
Aquí os dejo la partitura, con cada voz en un pentagrama, en lugar de escritura organística convencional por si queréis analizarla en el sentido que lo hicimos con la invención nº 1. Garantizo sorpresas y maravillas.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2004/09/cabalismo-en-musica-el-14-en-bach-y-2/

20 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Alicia on 28 septiembre, 2004 at 20:21
    • Responder

    Enrique: me está gustando mucho todo lo que llevas escrito sobre música y matemáticas y todo lo relativo a Bach. Consigues aunar amenidad y rigor, lo cual no es fácil de encontrar. La verdad es que el tema de la simbología bachiana es fascinante. Me gusta que sugieras el libro de Schweitzer; sigue teniendo una gran vigencia. En relación al tema música y retórica es bastante útil el artículo de José-Vicente González Valle publicado en el vol. X -1987- nº 3 (pg. 811-841) de la Revista de Musicología. Además de una introducción sobre retórica barroca, incluye un “vocabulario de las figuras retórico-musicales más usadas” bastante claro y conciso. Y, para amantes de Bach, hay una página web donde se muestran vínculos interesantes sobre la música bachiana:
    http://www.mu.qub.ac.uk/tomita/blinks.html
    Esta información se la he escuchado a Daniel Vega que, por cierto, acaba de publicar en Cátedra (creo que sale en octubre) el primer voulmen de un gran estudio sobre Bach que llevará por título: “J. S. Bach, comentario a su obra completa”.

  1. Gracias Alicia. Sobre el Schweitzer, más que la vigencia lo que me gusta es su claridad. Creo que para no especialistas, es lo más claro que hay en castellano. Obviamente, está superado, en el aspecto técnico. Pero en el comunicativo creo que no.
    El tema de la retórica bachiana me fascina hasta el punto de que me tienta escribir sobre él, a costa de tener que repasar mi escaso latín.
    Y gracias por las informaciones que das. Particularmente me llama la atención lo de Daniel Vega. Si él quiere, puede hacer maravillas.
    A ver si te vemos mucho por aquí. Y millares de gracias por decir que te gusta lo que escribo. Con tiempo, las matemáticas y Bach aparecerán mucho por aquí, junto con el resto de mis amigos.

    • Vailima on 28 septiembre, 2004 at 22:43
    • Responder

    Venga, Enrique, que no se diga. Me comprometo a echarte una mano con el latín.
    Un saludo

  2. Es un compromiso del que puedes llegar a arrepentirte, Vailima. Soy de ciencias, aunque tuve un profesor de latín increiblemente bueno que sólo me duró un año (el apellido era Torrent y me avergüenza no recordar su nombre de pila). Más bien, si te parece, y no en un futuro inmediato, pensamos en una colaboración al respecto, ¿te apetece?

    • Vailima on 29 septiembre, 2004 at 10:15
    • Responder

    Venga, te tomo la palabra. Me encantaría el proyecto. Aunque el griego es mi fuerte (Ojo! con toda la humildad del mundo) sé que Tio Petros estaría también encantado de echar una mano. Así que ya sabes, cuando necesites algo, pide. Que el que no llora no mama…
    Un abrazo

  3. Pues es, desde luego, tentador. Mi ritmo laboral variará a partir de la próxima semana. Según sepa cómo repartiré mi tiempo, organizamos algo, si os parece.

    • Nelson Damian Alderete on 17 noviembre, 2004 at 1:04
    • Responder

    Me encantaria recibir mas material sobre este ya que aca en sudamerica esto escazea y estoy desesperado literalmente por conocer mas sobre lo ya hecho entre matematicas y musica ya que estoy ideando(no gran cosa)y elaborando relaciones matematicas-musicales y pienso dedicarme toda mi vida a esto asi que le agradecería muchisimo al que quisiera ayudarme que Dios lo bendiga por que entre todos podemos hacer mucho.
    P.L.G.H:D
    Con cariño a todos Damian
    alguien que quiere conocerlos y aprender de ustedes en cuanto me lo permitan.
    Adoro el exsistema educativo ya perdido discipulo-maestro si alguno es de mi estilo ayudeme por favor.

  4. Bienvenido, Damian. Ya ves que por aquí se habla a menudo de esto. A ver si encuentras lo que buscas.

    • Cristina Montes on 30 noviembre, 2004 at 18:51
    • Responder

    Parece todo bastante interesante pero creo que la verdadera cuestión a eso sería ¿Bach lo hizo a si por una mera casualidad o quería que 250 años después nosotros pensáramos todas las cosas que se pueden descifrar de sus obras?
    Quien quiera echarle un vistazo a la “Ofrenda Musical” también descubrirá cosas desconcertantes, como la única Fuga de Bach a 6 voces.

  5. Bienvenida, Cristina.
    To creo que lo hizo asís porque le divertía y daba ideas, no por casualidad ni para que nosotros descifrásemos nada.
    En cuanto a la Ofrenda, en vista de que da título a este sitio, algo puedo decir claro.

    • zarael morales on 19 abril, 2005 at 4:04
    • Responder

    Es muy interesante lo que se escribe sobre la relacion de Bach con el pensamiento Luterano, tengo entendido que Bach le hizo un arreglo al Castillo Fuerte que compuso Lutero, pueden ilustrarme ¿en que obra quedo ese arreglo? o que numero de composicion es y donde la puedo encontrar aqui en Mexico. gracias

  6. Bach tiene varias armonizaciones de ese coral de Lutero. Puedes encontrarlos, por ejemplo, en las recopilación de corales de Breikpof.

    • kasandra on 5 noviembre, 2006 at 18:17
    • Responder

    joder donde está la ofrenda musical???????

    • ZARAEL MORALES on 20 noviembre, 2006 at 1:54
    • Responder

    Gracias Carl por tu información, ahora quisiera saber con que nombre se encuentra el coral de Lutero “Castillo fuerte” asi tambien aparece en la recopilación de corales de Breikpof, Gracias anticipadas

    • Luis Carlos on 1 septiembre, 2008 at 9:52
    • Responder

    Hola…
    sólamente un favor…
    Necesito una página donde pueda descargar gratis el score del coral 7 de J. S. Bach de la edición Peters(de preferencia), por si me pueden ayudar.
    Se los agradezco de antemano

    • Luis Carlos on 1 septiembre, 2008 at 9:52
    • Responder

    Hola…
    sólamente un favor…
    Necesito una página donde pueda descargar gratis el score del coral 7 de J. S. Bach de la edición Peters(de preferencia), por si me pueden ayudar.
    Se los agradezco de antemano

    • maria on 12 septiembre, 2009 at 5:52
    • Responder

    hola… kisiera hablar con nelson damian alderete.. como puedo comunicarme con el??

      • Nelson on 3 diciembre, 2013 at 3:30
      • Responder

      Hola María, escribime a mi correo: nelsonalderete777@hotmail.com

    • Alexander Doria Berazadi on 3 febrero, 2010 at 22:27
    • Responder

    hola, estoy haciendo un trabajo de fin de carrera….la idea es descifrar (si se puede), por qu´r el armonizaba a veces igual pero en otro tono, a veces diferente la misma melodía…..alguien quiere aportarme algo?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: