«

»

Jul 29 2004

Imprimir esta Entrada

Notación (I)

Algunos pensamientos sobre notación musical


La notación musical es un sistema imperfecto. Nunca, seguramente, llegará a ser mucho mejor que el que disfrutamos ahora mismo por una serie de razones:
1- La necesidad histórica de mantener la compatibilidad con las músicas anteriores. No es planteable reeducar a todos los músicos del mundo ni afrontable el gasto editorial de reeditar en un nuevo sistema toda la música anterior, si bien cabe decir que los modernos sistemas de edición electrónica harían esto último al menos posible. Así, tenemos absurdos como la idea de emplear sólo siete nombres para doce sonidos (sin contar otras divisiones de la octava) que van a ser casi imposibles de erradicar.
2- La imposibilidad de prever qué traerá el futuro. Por ejemplo si en algún momento se extendiera el uso de los cuartos de tono, aunque dispusieramos de doce nombres para doce sonidos, estaríamos en un problema más grave.
Por ello, es normal y necesario que cada compositor se vea obligado a inventar simbologías diferentes para cada obra, que recojan lo que la notación convencional no puede. Sobre ello mis opiniones son:
a- Es bueno ser claro. Las mejores opciones son, o bien unas páginas previas en que se especifique el significado de cada símbolo con toda precisión, o bien una nota a pié de página cada vez que aparezca el símbolo. También es bueno que los símbolos sean claros y fáciles de distinguir entre sí.
b- Ciertos símbolos están ya estandarizados. Es conveniente disponer de una biblioteca amplia, para consultar si el signo que deseamos fue ya empleado por alguien con otro sentido, o para ver si ya existe signo para el procedimiento que queremos usar.
A este respecto, en 1974 se celebró en Ghent una conferencia destinada a tratar de homogeneizar las notaciones. La mejor documentación sobre ella se encuentra en el libro Music Notation in the Twentieth Century, de Kurt Stone. Sería bueno que este tipo de conferencias se celebrasen con periodicidad y que su documentación fuese inmediatamente difundida por Internet.
Desde 1974 ha llovido bastante. Un posible tema para una nueva conferencia debería tratar del uso de los programas de notación musical y su influencia (hoy por hoy es casi imposible que le estrenen a uno sin llevar la partitura pasada al ordenador).
Otro día profundizaré más.

Sobre el Autor

CarlPhilipp

Eterno compositor, profesor y armonista.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2004/07/notacion-i/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: