«

»

Jun 22 2004

Imprimir esta Entrada

Música, ciencia ficción, Crumb y Takemitsu

Sobre la imaginación de autores y cineastas. Sobre la imaginación, también, de Takemitsu y Crumb.


Los que me conocen, saben que soy amante de la ciencia ficción, aunque más de la literaria que de la cinematográfica. Ayer tuve ocasión de ver un episodio de Star Trek TNG. Para mi disgusto, uno de los personajes resulta ser un aficionado al jazz, en pleno siglo 24 —nada contra el jazz, sólo contra el anacronismo—. Las músicas que se tocan o cantan por parte de los personajes, son melodías populares americanas actuales. Y los Klingon cantan “Cumpleaños feliz”.
Recuerdo en la serie original a Spock tocando una especie de arpa vulcaniana. Y a Uhura, cantando un tema vagamente impresionista. Parece que en esta serie sabían que el futuro será diferente. Por no hablar de que diferentes planetas —por no hablar de diferentes especies— tendrán distintas músicas.
Es, creo, el único recuerdo que tengo de que en una serie o película de ciencia ficción se haya explorado el futuro de la música. Mejor fortuna ha tenido en la literatura. Viene inmediátamente a la cabeza Jack Vance, que llega a retratar en Lampara de Noche un congreso de musicología —por cierto que con más de un punto de contacto con Congreso de Futurología de Lem—. También en otros de sus libros se exponen todo tipo de ideas sobre la música. Está el maravilloso pueblo sirenés, en que los humanos adaptados a este sitio en lugar de hablar cantan, acompañados por instrumentos cuya elección revela la consideración hacia el hablante. Y especulaciones innumerables sobre la posibilidad de entender la música de una cultura diferente.
Recuerdo a Philip K. Dick, que se arregla bastantes veces para meter a Bartok en su obras. A Connie Philips, que en no pocas ocasiones habla de la música del siglo XX. Y a muchos otros.
Pero ésta no es una entrada sobre ciencia ficción, aunque me tienta.
George Crumb tiene un artículo titulado Música: ¿tiene futuro? en el que especula si es posible que un planeta lejano (vista la enorme resistencia que se da en este sistema solar a la música de nuestro tiempo) tenga una civilización que dure un millón de años en la que no se produzcan cambios musicales. Contesta que no, claro.
Habla también en el artículo de que piensa que todas las músicas del mundo empiezan a converger en una síntesis.
Y yo siempre he tenido la sospecha de que el “Star-Child”, uno de los símbolos que más aparecen en su obra tiene mucho que ver con la última escena de Una odisea espacial 2001.
Volviendo a la posibilidad o no de entender la música de una cultura diferente, pienso en Takemitsu y Japón. Después de todo el periodo de aislamiento de Japón, al parecer se decide reevaluar la educación musical de los niños, adaptando al idioma canciones populares occidentales —hasta el extremo de que parece ser que muchos japoneses creen que Auld Lang Syne es una melodía tradicional suya—.
La apertura a Occidente supuso la modernización de Japón y la llegada de una sociedad más justa. Precisamente por ello, en la generación de Takemitsu surge una gran falta de aprecio por la música tradicional, por considerarla recordatorio de un sistema político represivo. No será sino mucho más tarde cuando Takemitsu recupere su aprecio por esta música.
Y, por una parte, creo que lo comentado revela claramente que se puede entender la música de otra cultura, por parte de todo un pueblo —en este caso el japonés, que a la vista está lo occidentalizados que están ahora, que hasta ganan los concursos de guitarra flamenca—, o por parte de un compositor—Takemitsu, del que no vou a hablar de sus influencias occidentales por obvio—.

Sobre el Autor

CarlPhilipp

Eterno compositor, profesor y armonista.

Enlace permanente a este artículo: http://enriqueblanco.net/2004/06/musica-ciencia-ficcion-crumb-y-takemitsu/

9 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Daniel Roca

    Sobre ciencia ficción: Lem también tiene un cuento sobre un “sintetizador virtual” bastante curioso. No recuerdo más detalles, porque mi memoria para estas cosas es pésima.

  2. Enrique Blanco

    Gracias, Daniel, por tu comentario. Lo miraré, o pediré ayuda a Klapaucius (mi experto particular en Lem) y te cuento. Gracias por participar y a ver si ésto se convierte en una comunidad como suelen ser otros weblogs (o bitácoras, o blogs).

  3. Klapaucius

    A bote pronto no me suena como tal cuento, sólo me suena parecido el electrobardo de Ciberiada, aunque era un poeta automático y no un sintetizador virtual, quizás en los diarios de las estrellas sí que pueda haber alguna máquina de música, pero tendría que mirarlo.

  4. aitor

    Recuerdo que en la primera de la guerra de las galaxias salía un bar en donde tocaba un grupo bastante curioso. El teclista parecía un cruce entre elefante y rana. La música era rara, pero muy comprensible.

  5. C. P. E. Bach

    Tan “comprensible” que fué superventas durante cosa de un año. Pop exacto de la época que se hizo. Cómo si pones ahora a Chewaca a cantar rap.

  6. Daniel Roca

    Hombre, tanto como pop de la época, yo diría que no. Esa más bien una especie de ¿rag? ¿dixie?. O sea, bastante anacrónico. Yo creo que el éxito del tema venía del notable contraste con el resto de la música (romántico total) de la película.
    Williams no es “mi” músico de películas

  7. Daniel Roca

    Lo de Lem, no era el electrobardo, era un sintetizador “virtual”. El músico con sus movimientos y, creo recordar, sus ondas cerebrales o algo así, componía, orquestaba e interpretaba en tiempo real.
    Igual es que no era de Lem. Es muy probable que no fuera un cuento, sino metido en otra historia.

  8. C. P. E. Bach

    Tienes razón, estaba equivocado de película. Pero sí es cierto que fue superventas durante largo tiempo. Comparto lo que dices de Williams.
    Lo que comentas del tal sintetizador virtual me recuerda a “Cantad, bailad” de John Varley, otro autor que tiene en cuenta la música. ¿puede ser ése el cuento?

  9. Daniel Roca

    No creo. No me suena el autor, ni frecuento excesivamente la ciencia-ficción. Me dio por ahí en una época, pero ya fue hace mucho.
    Daniel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>